El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha pedido al Gobierno que no espere al último día, al 30 de junio, para aprobar el acuerdo por el que se alargan los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de fuerza mayor más allá de esa fecha para los sectores más perjudicados.

"Las empresas necesitan seguridad jurídica y un margen de tiempo para poder planear su negocio", ha señalado Garamendi en un foro organizado por el Consejo General de Economistas, y ha precisado que estaría bien que "antes del día 15", el próximo lunes, ya fuera público cuáles son los sectores en los que se van a poder alargar los ERTE y por cuánto tiempo.

El presidente de la CEOE ha insistido en que para esos sectores los ERTE se deben alargar hasta diciembre, no renovarse mensualmente ni alargarse hasta septiembre como propone el Gobierno.

"Imaginemos el sector turístico en Canarias en septiembre, que dura más allá de septiembre, ¿cómo lo haríamos allí?", ha apuntado en relación a la necesidad de que los ERTE se alarguen hasta diciembre. "España ha perdido 12.000 millones de recaudación por turismo en junio. Esto es clave. No podemos perder también la recaudación de julio y agosto", ha reivindicado.

La patronal pide también que la desafectación de trabajadores de los ERTE no sea nominal, es decir, que por ejemplo un hotel que cuenta con un personal de recepcionistas de 20 personas no tenga que desafectar a 3, sino que pueda ir desafectando a todos y que vayan rotando en el puesto de trabajo.

Denuncia morosidad de las Administraciones

Garamendi ha aprovechado el foro para denunciar que la patronal ha empezado a detectar "morosidad por parte de la Administración Pública", ya ha destacado que estos retrasos en los pagos pueden ser "brutales y mortales, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas".

"Tener que pedir un ICO para tener dinero porque no te paga la Administración Pública es un problema", ha lamentado.