La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha incrementado un 12% el presupuesto para pagar a su personal, hasta los 7,98 millones de euros en 2021, una política de incremento del gasto que contrasta con su voluntad de congelar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) dada la coyuntura económica que atraviesa el país.

Según los Presupuestos de 2021, recién publicados en su página web, la patronal de empresarios destinará 6,2 millones de euros a sueldos y salarios este año (frente a los 5,48 millones de euros que destinó en 2020, es decir 722.000 euros más); 1,34 millones al pago de seguros sociales (un 16% más que en 2020); y 434.000 euros a otros gastos sociales.

Tras la subida del 12% de este año, la patronal encadena cuatro años consecutivos de incremento del gasto en personal. De los cinco millones que gastó en esta partida en 2016 para una plantilla de 90 personas, pasó a 5,4 millones en 2017 (+8%) con 88 trabajadores; se incrementó hasta 5,7 millones en 2018 para 90 personas (+6%); a 6,49 millones en 2019 para 109 personas (+22%) y a 6,83 millones en 2020 -año en el que ya no informó de la evolución de su plantilla-. En sus cuentas de este año, la patronal omite el número de trabajadores que tiene en plantilla.

Fuentes de la CEOE han explicado a Vozpópuli que la subida del gasto en personal de este año se debe a que la patronal ha incorporado a unas diez personas para reforzar el ámbito de laboral, proyectos estratégicos y la creación de un departamento propio de turismo, cultura y deporte.

Según sus cuentas, este año ingresará 13,85 millones de euros (6,6 millones en cuotas, 6,1 millones en aportaciones y un millón en otros ingresos) y gastará 13,7 millones (de los que 7,9 se irán en gastos de personal, 5,4 en gastos de funcionamiento, 523.000 en amortizaciones y 220.000 en provisiones). El resultado será un beneficio de 137.000 euros.

La CEOE se opuso a una subida del 0,9% en el Salario Mínimo para 2021

El aumento del gasto en personal de esta organización, que acumula un incremento del 35% en los últimos cinco años, resulta llamativo en un ejercicio en que han sido varias las grandes empresas de este país que han congelado las subidas de sueldo por la crisis derivada de la pandemia, que han renunciado a sus retribuciones variables o incluso que se han bajado el sueldo.

La CEOE, además, ha sido uno de los agentes sociales más críticos con la voluntad del Gobierno de subir el Salario Mínimo Interprofesional y de hecho, en diciembre de 2020, se opuso a un aumento simbólico del 0,9% en el SMI porque defendía que la situación de contracción económica no era la propicia para fomentar una subida de salarios.

Ahora, el Gobierno ha ido un poco más allá y el grupo de expertos que constituyó en enero la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, propone una subida de entre 12 y 19 euros este año, que elevaría el SMI hasta los 962-969 euros en catorce pagas (un aumento de entre el 1,26% y el 2% para este ejercicio).

Una vez conocido este dictamen, que se hizo público la semana pasada, los sindicatos han pedido al Gobierno que abra urgentemente la mesa de diálogo social para pactar de forma tripartita la subida.

La CEOE no se ha pronunciado por el momento, pero ya en el mes de mayo su presidente, Antonio Garamendi, se mostró muy reticente en una entrevista con este periódico a cualquier subida del SMI en la situación actual en la que está la economía del país y por esa razón la CEOE decidió no participar en las reuniones de ese grupo.

"Un grupo de trabajo no es el diálogo social. El Ministerio elige una gente que dice que son expertos, que me da mucho miedo, y que deciden que esto va a ser así. Nosotros no mandamos a nadie porque no quiero que digan que la CEOE estuvo allí. Nosotros tenemos muy claro los temas y tenemos muchos expertos, que son principalmente los empresarios de este país. Estas cosas distorsionan el diálogo social. Lo que no hemos querido es darle rango a una serie de gente que haga un informe, porque será un informe de parte", advertía en esta entrevista en mayo.