Hotel Investment Partners (HIP), controlada en su totalidad por Blackstone, es el mayor propietario de hoteles en España tras la integración de la antigua Hispania con 58 activos, el 92% del total de su cartera. Sin embargo las "dificultades" para encontrar nuevas oportunidades en nuestro país han hecho que la sociedad inversora ponga el foco en otros países del sur de Europa, como Grecia, donde ya cuenta con cinco hoteles desde el pasado septiembre. 

El consejero delegado de HIP, Alejandro Hernández-Puértolas, ha reconocido que invertir en el sector vacacional español, donde se concentra el 92% de su cartera, "está cada vez más complicado" por la escasez de suelo y activos en primera línea de las zonas especialmente turísticas, uno de los puntos que más valoran en sus adquisiciones.

Hernández-Puértolas pone como ejemplo el caso de Canarias, su principal mercado y donde se concentran el 46% de sus activos con más de 10.000 habitaciones, pero también donde las oportunidades se están agotando. "Somos firmes creyentes de que es el mejor destino 365 días al año y estamos intentando cerrar operaciones en este destino, pero a día de hoy no es fácil", lamenta.

2.000 millones para invertir

HIP quiere "seguir invirtiendo todo lo posible en España", donde mantiene "mucho interés", pero las "dificultades" le hacen mirar hacia otros destinos del sur de Europa, como Grecia, Italia o Portugal. La plataforma desembarcó en el país luso este enero con la adquisición de su primer hotel, The Lake Spa Resort, de cinco estrellas y 192 habitaciones.

En este sentido, tras invertir 4.000 millones de euros en activos en España durante los últimos años, la compañía prevé continuar con esta estrategia en estos nuevos destinos con 2.000 millones de euros adicionales. El CEO de la filial de Blackstone también adelanta que a los casi 200 millones de euros invertidos en reposicionamiento y transformación de activos (Capex) sumarán otros 500 millones en los próximos tres años, algo en lo que el mercado español "es muy agradecido". 

HIP tiene acuerdos con 18 marcas diferentes -como AC Marriot, Ritz-Carlton, Barceló o Meliá-, la mayoría de ellas españolas. Esto se debe, según confiesa su CEO, a que "la historia dice poco de las marcas internacionales en el sector vacacional en España". "No conozco a ninguna que le haya ido bien. Tenemos un Ritz-Carlton en Tenerife pero no logramos el mejor margen con él, nos cuesta mucho", reconoce.

Según Alejandro Hernández-Puértolas, los hoteles en Europa, sobre todo los vacacionales, "requieren una transformación en el modelo de comercialización hacia las tarifas dinámicas", así como en la oferta de experiencias. Y aunque este trabajo corre a cuenta de las marcas que operan sus hoteles, asegura que insisten en estas mejoras para aumentar la rentabilidad en destinos como Canarias y Baleares.