Desde que el Gobierno anunciara la creación de un consorcio público-privado para desarrollar la primera fábrica española de baterías, dejando caer que sería en Cataluña cerca de la planta de Seat Martorell, muchas han sido las comunidades autónomas que han alzado la voz. Reclaman que la elección final se realice con ciertos criterios que permitan competir para albergar un pieza fundamental para el futuro de la industria automovilística española.

Una de ellas es Aragón. La propia ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha destacado los actores "relevantes" con que cuenta esta región en toda la cadena del sector de automoción. Por eso ha invitado a esta comunidad a presentar un proyecto viable para que la fábrica de baterías que se proyecta en España se implante en este territorio en el que, a diferencia de Cataluña, ya produce modelos 100% eléctricos.

Así lo ha apuntado durante la inauguración de la "Jornada de Movilidad en el centro de desarrollo", un evento online organizada por el Gobierno de Aragón con la participación de representantes de todo el sector de la automoción y la movilidad, y que ha clausurado el presidente de esta comunidad, Javier Lambán. La fábrica, para cuyo impulso se ha creado un consorcio público-privado, es el "primer pilar" del proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (Perte) que persigue además contar con las infraestructuras y la demanda y asumir la fabricación completa del vehículo eléctrico.

Un proyecto con el que, ha subrayado la ministra, se pone de manifiesto el compromiso del Gobierno de España con el sector de la automoción, que aporta el 10% PIB y el 9% de empleo entre la población activa, un millar de fabricantes de componentes y uno de los sectores que más invierte en I+D+i, el triple que el resto de la industria española. Así, ha aprovechado para repasar los diferentes planes puestos en marcha para liberar fondos para impulsar la compra de vehículos más eficientes y favorecer inversiones más productivas en las plantas.

Módulos de baterías

Juan Antonio Muñoz Codina, director del Clúster Ibérico del grupo PSA, ha resaltado la necesidad de que se alineen tres factores para la fabricación de los módulos de batería: que el territorio en que se implante esté dispuesto a acompañar ese tipo de inversión, que haya un socio que tenga el conocimiento para fabricarlas, y que haya uno o más fabricantes de automóviles dispuestos a aportar el consumo.

Muñoz Codina ha apostado por perder la dependencia existente de países asiáticos para el suministro de estos módulos y ha dicho que Zaragoza está "perfectísimamente situada" para ser uno de los primeros candidatos para este tipo de inversiones, para lo que ha animado a pelear en esa dirección.

Igualdad de oportunidades

Galicia también quiere tener su oportunidad de convertirse en el epicentro de la fábrica de baterías. El vicepresidente segundo de la Xunta y conselleiro de Economía, Francisco Conde, ha pedido al Gobierno que rectifique su decisión de ubicar en Martorell (Barcelona) la primera fábrica de baterías para coches eléctricos de España y permita no sólo a Galicia, sino a todas las CCAA, competir en igualdad de condiciones por este proyecto.

“Le pedimos al Gobierno que rectifique y que vuelva a la senda del diálogo”, ha dicho Conde, quien ha señalado que el Ejecutivo de Sánchez sorprendió al conjunto del sector de la automoción en España con una “decisión inédita” al comprometer un proyecto antes de la propia convocatoria de ayudas. “Es la primera vez que ocurre”, ha añadido Conde, para quien esa decisión “está poniendo en evidencia el propio mandato de la Comisión Europea”, según el cual un proyecto de estas características, con fondos europeos, ha de estar supeditado al diálogo, a “una cogobernanza con las comunidades autónomas” y, sobre todo, a que se garantice la igualdad de oportunidades.

Tras las quejas, la propia ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha animado a Galicia a presentar un "proyecto viable" para que la fábrica de baterías se ubique en esa comunidad y que supondría la creación de un consorcio público-privado para poner en marcha la primera factoría.

"Es una oportunidad única para reforzar la apuesta de PSA por la movilidad eléctrica", ha abundado la ministra sobre la automoción viguesa en la clausura del Primer Foro Industrial de Fondos Europeos de Recuperación que se celebra en La Coruña, organizado por la Asociación de Industrias del Metal y Tecnologías Asociadas de Galicia (Asime) y patrocinado por Abanca.

Extremadura, por su parte, señala que con el avanzado proyecto de extracción y transformación del litio en las minas situadas en San José de Valdeflorez (Cáceres) les habilita para ser receptora de la ansiada fábrica de baterías para la que el litio es un elemento esencial. También la Comunidad Valenciana se posiciona para ello, habiendo creado incluso junto a empresas como Ford o Iberdrola un consorcio para la implantación de una gigafactoría de baterías, liderada por Power Electronics.