PSP Investments, que gestiona las pensiones de las Fuerzas Armadas de la Policía Montada de Canadá, y administra activos valorados en más de 100.000 millones de euros, prepara la compra de la sede en Sevilla de Abengoa, Palmas Altas.

El fondo canadiense, asesorado por Drago Capital -la plataforma española de intermediación inmobiliaria liderada por Luis Iglesias-, negocia la adquisición del complejo de oficinas por un precio cercano a los 50 millones de euros, de acuerdo a las fuentes consultadas por este diario (la sociedad propietaria del complejo acumula una deuda millonaria).

La sede de Abengoa en Sevilla acoge siete edificios de oficinas dotados de la más alta tecnología, construida a la altura de las ensoñaciones de grandeza que el anterior presidente de Abengoa, Felipe Benjumea, había depositado en la multinacional española. 

La sociedad propietaria de la sede de Abengoa terminó el ejercicio 2018 con patrimonio neto negativo por importe de 34,2 millones

Centro Tecnológico Palmas Altas fue diseñado por el arquitecto británico Richard Rogers, con un coste de 132 millones de euros, inaugurado por los reyes Juan Carlos y Sofía en 2009. El complejo también albergó hasta mediados del pasado año un campus de la Universidad Loyola de Andalucía.

La sociedad propietaria de la sede, Centro Tecnológico Palmas Altas, dependiente de Abengoa, se encuentra en una situación tan crítica como la que vive la compañía energética.

De acuerdo a las últimas cuentas de la empresa dueña del complejo sevillano, consultadas por este diario a través de Insight View, del año 2018, Centro Tecnológico Palmas Altas cerró ese ejercicio con patrimonio neto negativo por importe de 34,2 millones de euros.

Abengoa celebra la próxima semana junta en plena batalla accionarial y tratando de refinanciar su deuda para evitar el concurso de acreedores

PwC, auditor de la sociedad, advierte en su informe sobre las cuentas de la empresa que el pasivo corriente excede a su activo corriente en 77,9 millones. La consultora destaca en su auditoría las incertidumbres generadas sobre la capacidad de la sociedad para mantener la actividad.

Según las mismas cuentas de 2018, la sociedad propietaria de la sede de Abengoa tenía un pasivo corriente de 92,4 millones, y deudas a corto plazo con entidades financieras por 77,2 millones.

Abengoa celebra la próxima semana junta de accionistas en plena batalla accionarial por el control del grupo, mientras trata de refinanciar su deuda para evitar la declaración de concurso de acreedores.

Drago Capital y Canadá

Drago Capital ha cerrado operaciones por valor de más de 3.700 millones de euros en los últimos 20 años, de la mano de grandes inversores institucionales extranjeros y nacionales, y está presente en Miami desde 2017.

Drago Capital gestiona la socimi Azaria en cuyo capital entró el pasado mes de noviembre el fondo canadiense PSP Investments

Entre los activos adquiridos por Drago Capital se encuentran Castellana 200 (en Madrid, complejo comercial y de oficinas situado junto a Plaza de Castilla); Gran Vía 32 (el edificio donde se encuentra la macro tienda de Primark en Madrid); o Miguel Yuste 40 (que alberga la sede de El País, en Madrid).

También ha llevado a cabo operaciones de sale and leaseback con entidades financieras (97 oficinas de Bankia y otras 1.152 oficinas de Santander).

Drago Capital gestiona la socimi Azaria, en cuyo capital entró el pasado mes de noviembre el fondo canadiense PSP Investments, con un 6,9% del capital, el mismo que ahora perfila la compra de la sede de Abengoa.

La plataforma de intermediación de activos inmobiliarios fue fundada a principios de este siglo por Oleguer Pujol, hijo pequeño del expresidente de la Generalitat. En la actualidad la empresa está administrada por Luis Iglesias, ya desvinculada del pequeño de los Pujol.

El Juzgado Central de Instrucción 5  de la Audiencia Nacional ha abierto este mismo año una pieza separada en la investigación del clan Pujol para analizar las operaciones realizadas por Drago Capital bajo la gestión de Oleguer Pujol. El juez también ha imputado a Luis Iglesias en esta investigación, quien en todo momento ha defendido su inocencia y su distanciamiento hacia el hijo de Jordi Pujol.