El campo español respira tranquilo, al menos por el próximo lustro. Este martes, Estados Unidos y la Unión Europea han llegado a un acuerdo para suspender los aranceles por la disputa comercial entre la estadounidense Boeing y la europea Airbus. Celebración de los productores de productos como el aceite de oliva, uno de los más dañados por estos impuestos.

Tal y como recoge la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la suspensión salva más de 2.000 millones de euros anuales para las exportaciones agroalimentarias españolas. En concreto, los aranceles adicionales impuestos a las importaciones de la Unión Europea por parte de EEUU por un importe aproximado de 7.500 millones de dólares (6.172 millones de euros), fueron del 10% para los productos de la industria aeronáutica y del 25% para ciertos productos agroalimentarios, que se aplicaban desde el pasado octubre de 2019.

Estos aranceles adicionales afectaban a importantes productos agroalimentarios españoles, como el aceite de oliva envasado, vinos tranquilos envasados (con alcohol inferior a 14º), aceitunas verdes, quesos, cítricos, carne de porcino o conservas de moluscos, recuerda COAG. En concreto, recoge la Coordinadora, Estados Unidos es el principal destino comercial de España fuera de la Unión Europea en productos agroalimentarios, con un volumen de exportaciones de 2.032 millones de euros, sobre todo en aceite de oliva, vino y mosto, conservas de aceitunas y quesos. Además, España también el principal origen de las importaciones, con 1.998,38 millones de euros en frutos secos, habas de soja y bebidas espirituosas.

"Se acaba con un injusto castigo para el sector agroalimentario español, totalmente ajeno a la guerra comercial aeronáutica entre la UE y EEUU", explica COAG en relación al acuerdo firmado con la administración que preside Joe Biden. Del mismo modo, subraya Miguel Blanco, secretario general de la Coordinadora, "es un balón de oxigeno para sectores muy afectados por el impacto de la pandemia, caso del sector vitivinícola, que hace que pueda encarar la nueva campaña con una dosis extra de optimismo ante la grave caída del consumo en el mercado interno”.

También la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) ha reaccionado este martes al acuerdo, asegurando que el sector lo recibe "con mucho alivio". "Los alimentos y bebidas españoles han sufrido durante mucho tiempo las consecuencias de un conflicto ajeno al sector y que ha supuesto un importante retroceso para muchas empresas en favor de otros países competidores. Ahora es el momento de fortalecer nuestra posición y recuperar la presencia en un mercado imprescindible para los alimentos y bebidas como es el estadounidense”, explica Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB. Estados Unidos es el quinto destino de las ventas externas de la industria de alimentación y bebidas españolas.

En esta línea, para el director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benítez, la noticia devuelve el optimismo a las bodegas españolas en uno  de sus principales mercados de exportación. “Aunque todavía queda por aclarar algunos detalles del  acuerdo, lo más relevante es el cambio de actitud y el espíritu de negociación que ha primado en los  últimos meses y que debería conducir a una solución en la que no haya vuelta atrás”, ha destacado en una comunicado.

Un conflicto desde hace dos décadas

Con todo, el conflicto entre Airbus y Boeing se remonta hasta hace casi dos décadas, desde 2004, cuando comenzaron las denuncias por las subvenciones concedidas de EEUU y la UE a los dos gigantes aeronáuticos, consideradas ilegales por las dos partes. 

En 2019 la Organización Mundial del Comercio (OMC) declaró ilegales las ayudas a Airbus, por lo que el expresidente de EEUU Donald Trump impuso represalias sobre productos europeos por valor de 7.500 millones de dólares . Multitud de productos agroalimentarios españoles se vieron afectados.

Un año más tarde, la OMC autorizó a la UE a imponer sus propios aranceles por las ayudas ilegales a Boeing, por lo que, recuerda Efe, Europa respondió con tasas a exportaciones estadounidenses valoradas en 4.000 millones de dólares (3.292 millones de euros).

La disputa entre EEUU y la UE afectaba ya a 113 categorías de productos de la industria de alimentación y bebidas españolas, que representan el 53,1% de los productos exportados a EEUU, y que están entre los 20 productos más vendidos a ese país, según la plataforma de sectores afectados por los aranceles.