La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha sugerido este martes que la próxima subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) no tendrá lugar hasta el año 2022, ya que antes habrá que comprobar cómo evoluciona el empleo en la segunda mitad de este año.

"En este momento, la situación económica sigue marcada por la incertidumbre y nuestra prioridad, como ha señalado reiteradamente el presidente del Gobierno, tiene que ser impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo. En primer lugar, reincorporar a esos más de 400.000 trabajadores que todavía están cubiertos por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Así que vamos a ver cómo evoluciona el empleo en la segunda parte del año y espero que cuanto antes podamos retomar esa senda de subida del SMI en la que estábamos hasta que nos golpeó la pandemia", ha señalado Calviño en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros.

La ministra ha recalcado que el Gobierno en su conjunto está comprometido con subir el SMI hasta que llegue al 60% del salario medio a lo largo de la legislatura y ha recordado que ese compromiso se ha demostrado con la subida de casi el 30% que ha aprobado el Ejecutivo en los últimos tres años.

"Todo el Gobierno está absolutamente comprometido con la subida del SMI y, en general, con la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores en nuestro país", ha recalcado.

Yolanda Díaz presiona para que se suba ya

Sus declaraciones se producen después de que la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, haya dicho que está dialogando directamente con el presidente Pedro Sánchez para aprobar ya una subida del SMI.

"Yo ya no lo puedo decir más alto y más claro, con todo, el diálogo está abierto en el seno del Gobierno (...) Si no lo hacemos creo que nos equivocaremos", señalaba este mismo lunes.

La ministra de Trabajo ha vuelto a librar la batalla por la subida del SMI para el año 2021 después de que en junio se publicaran las conclusiones del grupo de expertos sobre el ritmo al que debe subirse este indicador en los próximos tres años.

Este grupo concluyó que el SMI debe subir entre 12 y 19 euros este año, hasta que llegue a los 962 euros o 969 euros en catorce pagas en 2021, en función de que si el Ejecutivo decide marcarse como objetivo que llegue a los 1.011 euros o a los 1.049 euros en 2023, la horquilla delimitada por este grupo.