Oliver Wyman será la consultora que decida sobre el futuro del 99% del tejido empresarial español. O al menos de todas esas pymes y autónomos que se han visto afectados por la pandemia. El Gobierno de Pedro de Sánchez, y más concretamente el Ministerio de Nadia Calviño, se han encomendado a la misma consultora que decidió en 2012 qué bancos se debían rescatar.

Las pruebas de solvencia a la banca fueron acordadas en Consejo de Ministros y encargadas al ministerio de Economía y competitividad, quien encomendó la elaboración de dos informes de evaluación externos sobre las necesidades de capital de los bancos españoles en 2012.

El coste de dichos informes, realizados entre el 21 de mayo y el 30 de septiembre de 2012, ascendió a los 31,3 millones de euros. La consultora entonces empleó 32.000 horas de trabajo, mientras que los más de 400 auditores de las cuatro firmas más importantes del sector en España emplearon 172.000 horas con más de 40.000 en días festivos o en horas extras. En total, el análisis supuso cerca de 240.000 horas de trabajo para saber qué bancos iban a ser rescatados.

Por eso el informe de Oliver Wyman actual está tardando tanto en realizarse, por la enorme complejidad que supone analizar todas las empresas a las que se les ha dado un aval del Estado, que son exactamente 958.986 operaciones correspondientes a más de 597.300 compañías, según los últimos datos facilitados por el Instituto de Crédito Oficial.

El nuevo informe

Sea como fuere, al Gobierno se le echa el tiempo encima. Pues tendrá que tener una solución antes de que acabe el trimestre, ya que es cuando empieza a cumplirse el periodo de carencia de los préstamos ICO y la banca ya presiona para que el nuevo paquete de medidas llegue antes de que se venza este primer plazo.

Pero mientras este llega, la mesa de trabajo ya está barajando ideas para aliviar a las pymes y autónomos. Y una de las que más fuerza ha cogido en los últimos días es la de realizar quita a la deuda de los créditos avalados por el Estado.

Según fuentes financieras consultadas por Vozpópuli, si se hiciera una quita del 10% de ese total, el ICO debería asumir el 7% y la banca el 3% restante. Pero Economía no quiere dar nada por cerrado hasta que Oliver Wyman no entregue el informe que analiza a las 597.300 empresas que han accedido a los avales de 100.000 millones de euros. A esto se le suman las dudas que existen dentro del Ministerio de Economía sobre esta propuesta.