Caixabank y los sindicatos sellan la paz después de once duras semanas de negociaciones. Finalmente, el banco y los representantes de los trabajadores han firmado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 6.452 empleados y la recolocación dentro del grupo de 708 personas.

"Hemos logrado un acuerdo sin despidos forzosos, con voluntariedad y mejoras en las condiciones laborales. Ha sido un trabajo duro pero lleno de aprendizaje. Lo hemos logrado gracias al apoyo de plantilla, con unión sindical y firmeza", señalan fuentes de CCOO a Vozpópuli.

El pasado mes de abril, Caixabank anunció un ERE para 8.291 personas (18% de la plantilla) y el cierre de 1.534 oficinas (27% de la red actual), convirtiéndose en la reestructuración de mayor envergadura realizada hasta el momento en el sector bancario español. No obstante, la fuerte presión del Gobierno y la de los sindicatos -dos huelgas mediante- han conseguido que la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri de su brazo a torcer y reduzca ese número hasta los 6.452 trabajadores.

Once semanas de reuniones

Esta ha sido una de las negociaciones más duras entre un banco y un sindicato que se han vivido desde la última crisis financiera. Uno de los mayores problemas con los que se han enfrentado en las negociaciones es que Caixabank no quería que todo el ERE se cubriera con salidas voluntarias, para así evitar una cierta fuga de cerebros.

La dirección de la entidad presentó la pasada madrugada una nueva propuesta que mantenía el número de salidas en 6.452, así como el esquema general de compensaciones para las personas que dejen la entidad, con un aumento de los cupos máximos de salidas para las franjas de edad entre 52 y 53 años, hasta 750, y de 54 y 55 años, hasta 1.750.

CaixaBank también planteó la posibilidad de limitar la movilidad geográfica a un máximo de 75 kilómetros, cuando esta sea necesaria para el plan de reestructuración de la entidad y como medida para mantener el empleo. Fuera de estas circunstancias, la dirección proponía situar la movilidad geográfica, cuando sea necesario aplicarla por motivos organizativos, en 40 kilómetros (actualmente, este límite está situado en 25 kilómetros).

La propuesta formulada esta madrugada por la dirección del banco incluía también algunas mejoras sobre la propuesta de modificación del plan de previsión social, por la cual los nuevos empleados que puedan incorporarse en el futuro pasarán a tener una aportación al plan de pensiones de la empresa del 7,5% del salario pensionable de forma progresiva, partiendo de un 6%.