Caixabank y sindicatos tienen por delante un duro mes de negociaciones. La relación entre los representantes de los trabajadores y la entidad catalana se ha tensionado después de la segunda reunión en la que se negocia el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) tras la fusión con Bankia, que afectará a 8.291 trabajadores.

Caixabank ha propuesto que el porcentaje de empleados mayores de 50 años que se adscriban voluntariamente al plan de bajas no podrá superar el 50% del total de salidas. Paralelamente, el banco ha empeorado las condiciones para los más mayores comparando éste con el suscrito en 2019.

En esta ocasión, a los mayores de 63 años plantea darles una indemnización de 20 días por año trabajado con un tope de 12 mensualidades, es decir, el mínimo legal; al personal de entre 58 y 63 años que tenga 15 años de antigüedad, propone abonarle el 50% del salario pensionable y un convenio especial de la Seguridad Social hasta los 63 años.

En cuanto al personal de entre 55 y 58 años con 15 años de antigüedad, propone pagarle el 50% del salario regulador con un máximo de dos anualidades como compensación, y al resto de la plantilla, es decir, a los menores de 55 años, plantea indemnizarles con 25 días por año trabajado con un tope de 18 mensualidades.

Por estos motivos, los sindicatos consideran que las bajas voluntarias serán inferiores a las de otras negociaciones, lo que provocará que la gran mayoría de los despidos se realicen mediante el segundo criterio propuesto por el banco: la meritocracia. Cabe recordar que en el anterior ERE se propuso que las bajas voluntarias supusieran el 90% del total.

El 70% de las bajas de Caixabank serán en la red

Sea como fuere, lo que está claro, si no cambia la cifra de salidas, es que el 70% de las bajas se producirán en las sucursales. En cifras totales, 1.861 despidos se han destinado a servicios centrales; 5.742 a la red y los 688 restantes a otras áreas.

Durante la reunión, en la que Caixabank ha defendido que se hace el ERE por motivos productivos y organizativos, también ha planteado la propuesta de indemnización para las extinciones de contrato y se ha trasladado el compromiso de la entidad con un plan de recolocación y acompañamiento de todas las personas afectadas. El banco se ha comprometido a dar más detalles en próximas reuniones.