La Comisión Europea (CE) ha anunciado en la tarde de este miércoles la aprobación del Plan de Recuperación español para poder acceder a los 69.528 millones de euros de ayudas de los fondos europeos. El Gobierno, por el momento, no ha pedido acceder a los 70.000 millones de préstamos.

La presidenta de la CE, Úrsula von der Leyen, lo ha comunicado en una comparecencia conjunta con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Madrid, en la que han precisado que España recibirá este año un total de 19.000 millones de euros (9.036 millones en el mes de julio, como 13% de anticipo, y 10.000 millones en el mes de diciembre como primer desembolso).

Los 19.000 millones no serán suficientes para cubrir los 27.000 millones de los fondos europeos a los que pretendía acceder este año el Gobierno y que fueron incluidos en los Presupuestos Generales del Estado para ir ejecutando con cargo a deuda pública.

"Es la primera vez que la Comisión Europea sale a los mercados a emitir deuda, no voy a decir que haya habido retrasos pero los países hemos tenido que aprobar en nuestros parlamentos los planes y hemos negociado con la Comisión hasta obtener los 19.000 millones de euros este año. Estamos satisfechos, creemos que es suficiente y le agradecemos a la Comisión el esfuerzo", ha señalado Pedro Sánchez.

Una vez aprobado el plan por la Comisión este miércoles, el Consejo Europeo tendrá dos meses a contar desde hoy para dar su visto bueno al plan, lo que se prevé que tenga lugar a mediados de julio, según han confirmado a Vozpópuli fuentes comunitarias.

Los planes de Portugal y España, los primeros aprobados

Los planes de España y Portugal han sido los dos primeros en aprobarse. Esta misma mañana, Von der Leyen ha viajado a Lisboa para anunciar también junto junto al primer ministro portugués, Antonio Costa, la aprobación del plan portugués.

Sobre el plan de España, Bruselas ha señalado que "representa una respuesta equilibrada a la situación económica y social de España. Contiene medidas destinadas a mejorar la empleabilidad de los jóvenes y reducir aún más la tasa de abandono escolar prematuro. También propone una simplificación del menú de contratos para reducir el abuso de la contratación temporal. Se realizan inversiones sustanciales para mejorar y capacitar a los trabajadores y modernizar el sistema de educación y formación profesional", tal y como ha recogido en un comunicado.

El plan también "prevé acciones específicas en el ámbito de las políticas activas del mercado laboral, incluida la reforma del sistema de incentivos a la contratación (...) El plan aborda las recomendaciones específicas por país en el ámbito de las finanzas públicas, incluida una reforma del sistema de revisión del gasto, una reforma para mejorar la lucha contra el fraude fiscal, una reforma del marco de contratación pública y del sistema fiscal. El plan incluye una reforma del sistema de pensiones con el objetivo de preservar su adecuación y sostenibilidad a medio y largo plazo y apoyar una vida laboral más larga. El diseño final de la reforma está sujeto al resultado del proceso de diálogo social", apuntan.

España tendrá que acreditar reformas para el segundo pago, en junio de 2022

El Gobierno español ha solicitado ese primer desembolso para entonces alegando una serie de reformas ya emprendidas, desde febrero de 2020, que ya están avanzadas y que por tanto pueden demostrar con hitos cumplidos. Estos hitos deberán haberse alcanzado en el tercer trimestre de este año (en verano) y en el último trimestre la Comisión hará su labor de verificación, antes de proceder al desembolso en el mes de diciembre.

El siguiente pago se producirá con toda probabilidad en el mes de junio de 2022 y, para recibirlo, el Gobierno tendrá que demostrar en primavera el logro de hitos tanto en el apartado de las inversiones como en el de las reformas.

El Ejecutivo se ha comprometido en el apartado de las reformas a aprobar una reforma del mercado laboral -cuyo objetivo principal es luchar contra la dualidad y reducir el abuso de los contratos temporales- y a emprender la reforma del sistema de pensiones para garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas.

Aunque ninguna de estas dos deberán estar terminadas este verano ni condicionarán el primer desembolso de diciembre, la Comisión sí evaluará que se hayan iniciado para el siguiente pago, de junio de 2022.

Si el Gobierno, llegado el momento, no ha podido cumplir el hito o meta previsto, podrá esperar a pedir el desembolso más adelante o podrá negociar con Bruselas un desembolso parcial, pero nunca recibirá la cuantía completa si no ha alcanzado las metas que había prometido.

Cómo ha aprobado Bruselas el plan español

La Comisión ha explicado que para aprobar el plan de España ha evaluado 11 criterios, como si las medidas tienen impacto duradero, si abordan los desafíos identificados en las recomendaciones específicas del país (en el marco del Semestre Europeo), o si los hitos y metas para ver si se cumplen las reformas e inversiones son "claros y realistas".

También ha verificado que los planes cumplen el objetivo de gasto climático del 37% y del gasto digital del 20%; si el plan respeta el principio de no causar daño significativo; y si proporciona un mecanismo adecuado de control y auditoría para ver cómo se ejecuta el gasto.