El terremoto provocado por la decisión del pueblo británico de abandonar la UE va a pasar factura a la eurozona y a la economía española. Esto es lo que asegura el servicio de estudios del BBVA (BBVA Research) en su último análisis sobre el Brexit, donde anticipa que la decisión del Reino Unido podría restar hasta tres décimas al crecimiento español en 2017. En la zona euro, el PIB sufrirá un ajuste también de tres décimas, mientras que la economía inglesa tendrá que afrontar un impacto de un punto y medio.

Según el servicio de estudios de la entidad, la inesperada victoria del Brexit ha elevado la incertidumbre sobre el escenario económico global desde el día en el que se produjo. Esto ha provocado un repunte de la volatilidad que ha hecho que los inversores opten por activos refugio, lo que ha llevado al rendimiento de los bonos libres de riesgos a mínimos históricos en los días posteriores al referéndum.

La venta de activos de riesgos, explica la entidad, ha afectado especialmente a los europeos y en particular a las Bolsas, pero también a la deuda soberana de las economías de la periferia de la UEM y a activos ligados al sector bancario. En cambio, los indicadores de volatilidad y riesgo de los mercados emergentes se han comportado mejor porque el Brexit se ve como un elemento centrado en Europa.

BBVA cree que la incertidumbre se va a mantener unos cuantos meses

Y las incertidumbres que están surgiendo ahora sobre el proceso de negociación entre Reino Unido y la UE no contribuyen a anclar las expectativas. De hecho, los problemas que han surgido tras el referéndum van a hacer que la incertidumbre se asiente en los próximos meses. Entre estos problemas, BBVA cita la decisión del todavía primer ministro, David Cameron, de dimitir y dejar al siguiente la articulación del descuelgue de la UE, las dudas sobre Escocia e Irlanda del Norte e incluso los llamamientos para dar marcha atrás en la decisión.

Todo esto hace pensar que la incertidumbre sobre la salida de Reino Unido se va a mantener y que el proceso pasará ya factura a las economías afectadas en 2017. De momento, BBVA es la primera entidad que se atreve a poner cifras al impacto del Brexit el año que viene. A su parecer, puede restar 1,5 puntos de PIB al Reino Unido, tres décimas a la zona euro, tres décimas a España, dos décimas a Estados Unidos y una décima a China y Turquía. En Latinoamérica puede restar tres décimas a México, dos a Perú y una a Colombia, Chile y Argentina.

La salida puede generar un impacto transitorio y contenido en la economía global

En total, el Brexit podría restar dos décimas al crecimiento global en 2017. En cualquier caso, la entidad cree que el impacto sería “contenido y transitorio” y más intenso en Europa que en el resto del mundo. Además, el nivel actual de volatilidad global en los mercados financieros podría desaparecer finalmente el próximo otoño, una vez que comiencen las negociaciones de salida de Reino Unido en un ambiente constructivo.

Los canales de impacto serán principalmente la menor confianza, la mayor incertidumbre y menores precios de los activos, lo que afectará a decisiones de consumo e inversión. En este contexto, el previsible activismo del Banco de Inglaterra, una Reserva Federal (Fed) más atenta al escenario de Estados Unidos y el actual programa de compra del Banco Central Europeo (BCE) contribuirán a suavizar el impacto.

Se puede llegar a un escenario peor si aumentan las tensiones entre UK y la UE o si otros países siguen la estela de Reino Unido

Sin embargo, BBVA alerta de otro escenario peor en el que la incertidumbre del proceso de salida podría ser menos transitoria de lo previsto. Para que esto suceda, tendría que empeorar el entorno político por un aumento de las tensiones entre Reino Unido y la UE o aumentar la incertidumbre sobre el futuro de la UE si otros países deciden seguir el mismo camino.

Si esto sucediera, explica, no podría descartarse un aumento de las tensiones en el sistema bancario europeo y una retroalimentación negativa entre los activos soberanos y bancarios. Y si eso llegara a pasar, se podría producir un impacto negativo más intenso y menos transitorio del proceso en Europa y, por lo tanto, en el PIB global.

los siete problemas para españa

 1- El sector financiero. El sector bancario español es el más expuesto de toda Europa y solo por detrás de EE.UU. a nivel mundial, según Funcas. La exposición de España se canaliza a través del Banco Santander y el Banco Sabadell. 

2- Las exportaciones. Reino Unido es uno de los destinos más importantes para las exportaciones de bienes y servicios españolas y supone cerca del 7% total. 

3- La inversión. Es el principal destino para la inversión española en el extranjero y a su vez representa el 10% de la que recibe el país. La incertidumbre puede retrasar el flujo de fondos entre ambos países.

4- El turismo. En 2015 casi 16 millones de personas procedentes de Reino Unido visitaron España y coparon el 21,1% del gasto turístico total en ese período. Además, entre 800.000 y 1.000.000 de británicos viven al menos una parte del año en España. 

5- La volatilidad financiera. El resultado del referéndum afectó mucho a los mercados de toda Europa y también al español. Si finalmente se produjera la salida se verían nuevas caídas en los valores y aumentos de las primas de riesgo.

6- El impacto en el PIB. La salida de Reino Unido afecta a las exportaciones, la inversión, el turismo y los resultados de las empresas, así que inevitablemente acabará afectando al PIB español.

7- El contagio. Una de las cosas que más temen en Europa es que otros países como Holanda o Dinamarca quieran seguir la estela de Reino Unido y que alimente también las pretensiones independentistas de Cataluña.