Ana Botín, presidenta de Santander, tiene previsto acudir en persona al Juzgado de Primera Instancia número 46 de Madrid para declarar, como representante del banco, en la vista oral del juicio por la demanda presentada por Andrea Orcel contra la entidad, que se celebra el próximo miércoles día 10 de marzo.

De acuerdo a fuentes jurídicas consultadas, Ana Botín podría haberse negado a declarar, lo que supondría que el juez pudiera "tenerla por confesa", pero, apuntan las mismas fuentes, "a efectos prácticos los jueces no suelen hacerlo".

La declaración de la presidenta de Santander fue requerida por la defensa de Andrea Orcel, que también pidió las de Roberto di Bernardini, exdirector de recursos humanos del banco; y las de Axel Alfred Weber, presidente de UBS, y Mark Shelton, responsable de recursos humanos del banco suizo. La defensa de Santander solicitó la declaración de Jaime Pérez Renovales, secretario del Consejo del banco.

"Habéis destruido mi carrera, mi reputación y me habéis infligido enormes pérdidas económicas", escribió Orcel a Jaime Pérez Renovales

El presidente de UBS y Mark Shelton, de acuerdo a fuentes judiciales, han solicitado declarar por videoconferencia, medida sobre la que previsiblemente tomará una decisión el juez el próximo lunes.

Fichaje polémico

Orcel presentó demanda contra Santander el 27 de mayo de 2019, admitida a trámite el 25 de junio de ese mismo año.

El exbanquero italiano reclama el cumplimiento del contrato, su incorporación al cargo para el que había sido contratado por Santander -consejero delegado- y, subsidiariamente, una indemnización de 112 millones de euros. El banquero italiano acompañó su demanda con extractos de conversaciones grabadas con Botín.

La principal controversia es sobre la naturaleza de la relación contractual entre Santander y Orcel. El banco, que comunicó el 25 de septiembre de 2018 a la CNMV y a los medios de comunicación el fichaje del banquero italiano como consejero delegado, defiende la existencia de "una carta oferta", y no de un contrato formal.

Los accionistas de Unicredit votarán en abril la propuesta de nombrar a Orcel consejero delegado

El 15 de enero de 2019 el banco informó que no seguía con la contratación de Orcel como consejero delegado. La razón esgrimida por la entidad para justificar el cambio de decisión fue que el importe que debía pagar era demasiado elevado, y que la cifra final difería de la prevista inicialmente al no haber sido posible que UBS aceptara pagar bonus debidos a Orcel, lo que incrementaba el precio que tendría que asumir Santander.

"Habéis destruido mi carrera, mi reputación y me habéis infligido enormes pérdidas económicas", escribió el 15 de enero de 2019 Andrea Orcel a Jaime Pérez Renovales.

El banquero italiano ha sido designado por Unicredit como consejero delegado, propuesta que tendrá que ser aprobada el próximo día 15 de abril en la Junta de Accionistas de la entidad. BlackRock y Capital Research, los mayores accionistas de Santander, son también los primeros accionistas de Unicredit.

El nombramiento de Andrea Orcel como primer ejecutivo de Unicredit también tendrá que tener el visto bueno del Banco Central Europeo, y es posible que tanto los accionistas del banco italiano como el BCE tengan en cuenta el desarrollo del pleito que enfrenta a Orcel y Santander.