La presidenta del Santander, Ana Botín, está citada el próximo 5 de mayo ante el juzgado mercantil nº 2 de Madrid para declarar tras una demanda presentada por un grupo de accionistas del banco, que sostienen que la Junta de Accionistas del pasado 3 de abril debió posponerse por el confinamiento.

La demanda fue admitida a trámite el pasado 3 de julio y este martes se ha celebrado la audiencia previa, a resultas de la cual el magistrado ha citado a Botín el próximo 5 de mayo.

El juez Andrés Sánchez Magro ha citado también al secretario general del banco, Jaime Pérez Renovales, y al director de la asesoría jurídica, Javier Illescas.

La demanda acusa a Botín y al banco de administración desleal y "uso abusivo, desleal, espurio, torticero, ventajista y contrario a los principios de igualdad de trato de los accionistas y de equidad de los resortes y recursos del Banco Santander".

"Uso ventajista e ilegítimo de resortes"

Todo ello por haber celebrado la junta pese a que estaba vigente el estado de alarma y estaba permitido "la suspensión y posposición" de las Juntas de Accionistas hasta el final del mes de octubre.

Por el contrario, Ana Botín habría hecho un "uso ventajista e ilegítimo de los resortes y medios materiales y personales del banco" en su "propio y exclusivo beneficio", señala el texto.

La Junta de Accionistas del Santander se celebró en la fecha prevista, por primera vez de forma totalmente telemática, como fue el caso de otras grandes empresas cotizadas durante el estado de alarma, vigente entre el 13 de marzo y el 21 de junio de 2020, y fue retransmitida desde la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte (Madrid).