En el comunicado emitido este jueves, la entidad ha cambiado la orientación a futuro de los cambios en el precio del dinero. De esta forma, ha incorporado los cambios realizados en su estrategia monetaria y asegura que no subirá tipos incluso aunque la inflación supere el objetivo del 2% de forma puntual.

Hasta ahora, el BCE venía indicando que la subida de tipos se produciría cuando los precios convergieran "robustamente" a su objetivo durante el horizonte de proyecciones. Sin embargo, ahora el Consejo de Gobierno ha subrayado que mantendrá los precios en su actual nivel, o más bajo, hasta que la inflación llegue al 2% "mucho antes" del final del horizonte de proyecciones y de forma "duradera" para el resto de la ventana temporal. Las condiciones para subir tipos también incluyen que el progreso de la inflación subyacente sea lo "suficientemente avanzado" para ser "consistente" con que la inflación se estabilice en el 2% a medio plazo. "Esto podría implicar un periodo transitorio en el cual la inflación esté moderadamente por encima del objetivo", ha explicado el instituto emisor.

Con respecto al resto de instrumentos de política monetaria, el BCE no ha realizado cambios. Seguirá comprando de forma flexible activos al amparo de su programa de compras contra la pandemia (PEPP), dotado con una capacidad de adquisición total de 1,85 billones de euros hasta marzo de 2022. Además, volverá a invertir los vencimientos bajo este programa hasta finales de 2023. También seguirá realizando compras netas de activos bajo su programa estándar (APP) a un ritmo mensual de 20.000 millones netos "durante tanto tiempo como sea necesario". El BCE reinvertirá los fondos de la deuda que venza durante un periodo de tiempo "prolongado" después de que empiece a subir los tipos de interés.

En último lugar, la autoridad monetaria ha indicado que seguirá proporcionado "amplia liquidez" a través de sus operaciones de refinanciación, especialmente a través del tercer programa de operaciones de refinanciación a largo plazo con objetivo específico (TLTRO-III).

Inflación y PIB

El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro registró una contracción anual del 1,3% en el primer trimestre de 2021, frente a la caída del 4,7% de los tres meses anteriores, de acuerdo a los últimos datos publicados por Eurostat, la oficina de estadística comunitaria.

Por otro lado, los precios registraron en el mes de junio una inflación del 1,9%, una décima menos en el mes anterior, debido a un ligero descenso en el ritmo de encarecimiento de los precios energéticos y de los servicios. Asimismo, la tasa interanual de inflación subyacente de los países que han adoptado el euro como moneda común, que es el resultado de excluir del cálculo la evolución de los precios de la energía, los alimentos frescos, el alcohol y el tabaco, se redujo en una décima, hasta el 0,9%.

Con respecto al desempleo, la tasa de mayo de la zona euro, la última disponible, se redujo en dos décimas, hasta el 7,9%. En el conjunto de la UE, el paro descendió una décima, hasta el 7,3%.

El próximo encuentro el Consejo de Gobierno del organismo responsable de la política monetaria de la eurozona se celebrará el próximo 9 de septiembre de 2021.