El consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ha asegurado este viernes que el expediente de regulación de empleo (ERE) que está negociando la entidad con los sindicatos es necesario porque el negocio sigue sin ser rentable. Así lo ha afirmado el banquero durante la presentación de resultados de BBVA.

"Es un proceso muy complicado y no es una decisión fácil en absoluto. En BBVA tenemos seis prioridades estratégicas y las personas están en el centro de la estrategia. El ERE no hay más remedio, tenemos que hacerlo. La reestructuración es necesaria para mantener el empleo", ha dicho Genç.

El número dos de la entidad ha añadido que esta reestructuración también se basa en la evolución de los canales digitales. En los dos últimos años se ha reducido un 50% las transacciones en las oficinas y se han multiplicado por los canales digitales.

Resultados de BBVA

El Grupo BBVA obtuvo un beneficio neto de 1.210 millones de euros entre enero y marzo de 2021 frente a las pérdidas de 1.792 millones registradas un año antes debido a las fuertes dotaciones realizadas por la pandemia y por ajustes en la valoración de activos.

En un comunicado remitido este viernes al supervisor español del mercado bursátil, la CNMV, BBVA destaca que estos resultados le permiten recuperar niveles previos a la pandemia gracias a las menores dotaciones a provisiones y saneamientos y al comportamiento de los ingresos recurrentes pese a "la complejidad del entorno".

Préstamos y anticipos de BBVA

Los préstamos y anticipos a la clientela se redujeron en un 0,1 %, en tanto que los recursos de clientes lo hicieron en un 1,7 %; añade la entidad, inmersa actualmente en la negociación de un despido colectivo que afectará a unos 3.450 empleados en España. 

La tasa de morosidad y la de cobertura frente a insolvencias empeoraron ligeramente respecto a marzo de 2020 y se situaron en el 4,3% y el 81%, respectivamente, mientras que el coste del riesgo mantuvo la tendencia a la baja, en el 1,17%, excluyendo la parte vendida del negocio de EEUU.

La solvencia del Grupo, medida por el ratio de capital de máxima calidad CET1 "fuly loaded", que incluye todos los requerimientos legales- se situó en el 13,55%, 155 puntos básicos por encima del mínimo. (8,59%).

Este ratio incluye las plusvalías generadas por la venta del negocio en EEUU, anunciada el pasado noviembre, así como el objetivo de recomprar hasta un 10 % de las acciones propias.

De esta forma, explica el banco, los resultados del negocio vendido se incluyen en el área llamada Centro Corporativo bajo una única línea de la cuenta de resultados: ganancias después de impuestos procedentes de actividades interrumpidas, que en este caso son pérdidas de 2.224 millones.

División por áreas geográficas

Por áreas geográficas, México se mantuvo como la filial que más aporta al conjunto del Grupo, casi un 40% del total, con unas ganancias de 493 millones de euros, un 46,9% más, por los menores saneamientos.

En segunda posición se situó España, con una aportación del 30,6% tras lograr salir de pérdidas y ganar 381 millones frente a los 130 millones negativos de hace un año, también por menos saneamientos.

En América del Sur, la ganancia atribuida mejoró en un 150% y alcanzó los 104 millones de euros, excluyendo a BBVA Paraguay, y en Turquía, que incluye Garanti, Rumanía y Países Bajos, el banco ganó 191 millones, un 96% más.

El área denominada Resto de Negocios incorpora la actividad mayorista desarrollada en Europa (excluida España) y en la oficina de Nueva York (EEUU), así como el negocio institucional que desarrolla en ese país a través de su bróker BBVA Securities y el negocio bancario de las cinco sucursales que el banco tiene en Asia.

En este apartado, el beneficio fue de 75 millones, frente a los 68 obtenidos en marzo de 2020.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta, el de intereses -que incluye la mayor parte de los ingresos- se redujo un 14,2% y quedó en 3.451 millones.

El margen bruto -que añade ingresos por comisiones- también bajó, un 10,8%, hasta 5.155 millones, en tanto que el margen neto, que recoge la actividad puramente bancaria, sumó 2.850 millones tras retroceder un 13,6% interanual.

A cierre de marzo, los canales digitales suponían ya un 69% del total en unidades vendidas, en tanto que la adquisición de nuevos clientes a través de estos canales creció un 64 % en el último año.