BBVA ha recortado el expediente de regulación de empleo (ERE) en 350 personas, lo que supone que la cifra de despidos se situaría en los 3.450, según han informado fuentes sindicales a Vozpópuli. El banco pretende reubicar a estas personas en puestos de gestión remota.

BBVA también ha comunicado que para hacer los ajustes proponen movilidad geográfica sin retribuir hasta 150 kilómetros y retribuidas a partir de 150 kilómetros, con un complemento de 3.000 euros anuales por un periodo de tres años.

No obstante, la entidad que preside Carlos Torres sigue sin aportar "ni un solo detalle más" de las condiciones económicas que pretenden ofrecer al resto de personas que proponen despedir, señalan desde CCOO.

"Consideramos totalmente insuficiente que la cifra sólo pueda verse rebajada con las reubicaciones manifestadas", señala el sindicato que propone que "los despidos y salidas sean voluntarias 100% desde 1 de enero de 2022", entre otras.

Respecto a la movilidad geográfica planteada, CCOO ha manifestado su "rechazo", tanto a la medida como a las condiciones económicas.

BBVA contrata a Randstad

BBVA ha comunicado a todos sus trabajadores que el 100% de los afectados por el expediente de regulación de empleo (EREque tuvieran contrato indefinido serán recolocados en otras compañías gracias a la ayuda de Randstad, empresa de trabajo temporal que ha contratado el banco para esta labor.

Se trata de un programa de un año de duración, ampliable hasta dos años y medio, frente a los seis meses que exige la ley. El plan cuenta con diferentes programas a los que cada afectado por el despido colectivo podrá adherirse libremente según sus intereses y preferencias profesionales: trabajo por cuenta ajena, autoempleo o formación de larga duración.