El presidente de BBVA, Carlos Torres, no teme que se levante el secreto de sumario del 'caso Cenyt' antes de la Junta General de Accionistas. En la rueda de prensa posterior a la presentación de resultados anuales del banco, el primer ejecutivo ha recalcado que la entidad ha colaborado en todo momento con la justicia en este proceso y que llegados a este punto, "cuanto antes finalice la fase de instrucción, mejor". 

"Nosotros lo que queremos es que se esclarezcan los hecho y lo importante es la investigación judicial", ha subrayado el banquero, a la vez que ha añadido que el representante legal del banco transmitió al juez que "BBVA no tiene ninguna responsabilidad en este asunto".

En este contexto, Carlos Torres ha optado por salvarse a sí mismo y ha asegurado que "no hay ninguna posibilidad" de que él tenga "algo que ver con este asunto". "Del resto de personas no puedo ni debo hablar", ha añadido. En otro orden de cosas, el banquero también ha reconocido que fue "sorprendente" que en el mes de diciembre, "en fechas casi ya de navidad", hubo noticias de petición de información del Banco Central Europeo (BCE) a la Audiencia Nacional sobre el caso Villarejo.

"Tenemos una relación intensa y fluida con nuestros supervisores. Compartimos toda la información con ellos y esa es nuestra intención siempre", ha explicado. No obstante ha tenido que matizar que en "este caso concreto" no se podía trasladar ninguna información al supervisor europeo porque estaba bajo secreto judicial. "Lo que les hicimos ver en julio es que no podíamos hacerlo por el secreto de sumario y que teníamos que pedir autorización al juez", ha finalizado.

Resultados

BBVA obtuvo un beneficio neto de 3.512 millones de euros en 2019, el 35% menos, tras dotar 1.318 millones por el ajuste del fondo de comercio de Estados Unidos y ante la falta de extraordinarios anotados en 2018 por la venta de BBVA Chile.

Esa venta, la de su negocio del país latino, permitió obtener a la entidad bancaria un beneficio neto de 5.324 millones en 2018, casi 2.000 millones más que los obtenidos en el pasado año. Y lo consiguió a pesar de la caída de la lira turca y las dificultades en Argentina.

A cierre de 2019, la tasa de morosidad del grupo se situó en el 3,8%, la más baja de la última década, mientras que el ratio de capital alcanzó el 11,74%, "con un incremento muy relevante en el año", según ha destacado el presidente de BBVA, Carlos Torres, en una nota.

El ratio de capital de máxima calidad, CET1 "fully loaded", alcanzó el 11,74%, "con un incremento muy relevante en el año", según ha destacado el presidente de BBVA, Carlos Torres, que ha añadido que todo ello se ha logrado en un entorno "muy complejo desde el punto de vista macroeconómico marcado por las tensiones comerciales y por los bajos tipos de interés".