BBVA ha recibido 4.730 peticiones de adhesión voluntaria al procedimiento de despido colectivo que supondrá 2.735 extinciones y 210 excedencias incentivadas, según los datos de la cuarta comisión de seguimiento facilitados a Europa Press.

En concreto, han solicitado acogerse al ERE 3.696 trabajadores de la red y 1.034 de servicios centrales, centro corporativo y estructuras intermedias, según las cifras contabilizadas hasta el 2 de julio.

La mayoría de los solicitantes, 2.308 empleados, tiene entre 55 y 62 años, mientras que 1.060 tiene menos de 50 años, 686 tiene 53 o 54 años, 505 tiene entre 50 y 52 años y 171 es mayor de 63 años. El plazo de adhesión para los empleados de estructuras intermedias, servicios centrales y centros corporativos finalizó el 30 de junio, mientras que el periodo para la red se extiende hasta el 12 de julio.

Según la representación laboral, el número de adscripciones alcanzado tras el cierre de plazo para los servicios centrales, estructuras intermedias y centros corporativos debería permitir cumplir con el objetivo de que todas las salidas sean voluntarias.