El fin del estado de alarma ha dado un respiro a la hostelería. El consumo en bares y restaurantes obtiene un tasa positiva (+10%) por primera vez desde el verano del año pasado, según los datos de Caixabank Research.

Este indicador, que muestra la evolución del consumo con tarjetas del mayor banco de España, señala que en la primera semana creció la facturación de la hostelería un 1%. Pero tras el fin del estado de alarma comenzó a crecer a doble dígito. En la segunda semana al ritmo del 14%; en la tercera, del 15% y en la cuarta, del 11%.

La última vez que se vio un dato positivo fue en el tercer trimestre de 2020 (+8%), coincidiendo también con la época en la que menos restricciones había en España, que fue durante el verano. De resto, los datos arrojados por los consumidores dieron tasas negativas del -23% en el cuarto trimestre de 2020; del -28% en el primer trimestre de 2021; del 35% en febrero; del 11% en marzo y del 14% en abril.

Este dato se complementa de forma paralela con el del aumenta de la contratación. Según los datos de afiliación a la Seguridad Social en mayo se han dado de alta en el sector 65.172 personas. La cifra, que supone un aumento de 21.669 contratos respecto a la cifra del mes abril -ubicada en 43.503 trabajadores-, también evidencia que las contrataciones en el sector hostelero en este mes de mayo son mucho mayores que en mayo del año pasado, cuando España se encontraba inmersa en el proceso de desescalada y todavía no había libertad de movimiento entre comunidades, aunque sí que estaban abiertos los locales hosteleros (terrazas primero; interiores después).

Datos menos halagüeños tras el estado de alarma

No obstante, esta cifra contrasta con la de transporte y gasto extranjero, que aún siguen, ambas, en tasas negativas. El gasto en transporte se situó en mayo en el -11% el del consumo presencial de extranjero se colocó en el -48%.

En cuanto al primer indicador cabe destacar que las pérdidas han ido disminuyendo a lo largo del mes de mayo. En su última semana ya solo descendía un 7%, manteniendo la tendencia bajista de la semana anterior -también del -7%-.

También desataca el fuerte incremento, aunque se mantenga en número rojos, el crecimiento de gasto en turismo (alojamiento, agencias, etc). A finalizar mayo la caída fue del 19%, frente a retrocesos del 42% en abril; del 38%, en marzo: o del 50% en febrero.