El Barça tendrá que revisar a la baja su ya tortuoso presupuesto para esta temporada tras el hat-trick que le endosó el francés Kylian Mbappé, apuntan fuentes cercanas al club y a La Liga, si bien desde esta última descartan su quiebra.

El club blaugrana parece visto para sentencia en la fase de Octavos de la Champions. Esto es, antes de lo presupuestado en las cuentas 2020-2021, ya agobiadas por pérdidas de 97 millones en la temporada anterior, una deuda a corto plazo de más de 700 millones de euros y un patrimonio neto de menos de 32 millones.

La facturación prevista para este año era de 828 millones y un ebitda de 231 millones (frente a los menos de 200 millones que conseguía antes de la pandemia).

El presupuesto preveía un millón de euros de beneficios, que se esfumarán ya solo por el hecho de no alcanzar los Cuartos de Final de la Copa de Europa

El presupuesto para la actual temporada difundido por la Junta Gestora de Carlos Tusquets preveía un millón de euros de beneficios, que se esfumarán ya solo por el hecho de no alcanzar los Cuartos de Final de la Copa de Europa.

Si bien fuentes cercanas al Barça aseguran que el ajuste no tendrá que ser severo (se perderían unos diez millones), lo cierto es que las mismas cuentas contaban con que hubiera público en los estadios ya a partir de este mes de febrero.

Más rebajas

Fuentes cercanas a La Liga señalan que el club deberá rebajar los gastos aún más de lo previsto al principio de la temporada.

Lo cierto es que hasta ahora la Gestora ha acordado un aplazamiento del 27% de los salarios con la plantilla de fútbol profesional (el que más cobra es, con diferencia, su capitán, Leo Messi) pero La Liga le trasladó que los rebajara un 42%. Paralelamente, como informó este medio, los culés han decidido incrementar la inversión en la plantilla de baloncesto hasta niveles tres veces por encima de los ingresos que estos reportan al club.

Desde la patronal consideran que el Barça debe rebajar gastos y que esta es la vía más sencilla para solventar la situación en la que se encuentra, al margen de las refinanciaciones (como la de los 100 millones que ya ha negociado con Goldman Sachs), si bien descartan una 'quiebra' o entrada en situación de concurso de acreedores. El club ya ha solicitado además pólizas de crédito del Instituto de Crédito Oficial por alrededor de 120 millones.

"No van a entrar en concurso"

"No lo tienen difícil, hay que reducir gastos. No van a entrar en concurso", asegura una fuente cercana a la patronal. Como ya informó este medio, desde La Liga entienden que el caso del Barça no es (y sigue sin serlo) comparable al de otros clubes que fueron descendidos de categoría por motivos económicos.

Otras fuentes consultadas por este medio inciden en que lo que determina la entrada en concurso de acreedores de una entidad, incluso, como el Barça, es una incapacidad generalizada para afrontar pagos al cierre de esta temporada, al margen de la evolución que experimente su patrimonio neto.

Por los ingresos recurrentes que tiene, podría seguir operando sin concurso incluso aunque su patrimonio neto sea negativo

"El Barça tiene muchas vías para sortear esa situación de insolvencia. Por los ingresos recurrentes que tiene, podría seguir operando sin concurso incluso aunque su patrimonio neto sea negativo", aseguran fuentes jurídicas.

El Gobierno ya emitió un decreto el pasado diciembre por el que ha librado a las directivas del Barça, Real Madrid, Athletic de Bilbao y Osasuna, que no son Sociedades Anónimas Deportivas, de avalar pérdidas achacables a la covid.

Aplaza deudas con Hacienda

Como avanzó este periódico, las mismas cuentas del Barcelona contemplan una provisión para afrontar las multas que le giró Hacienda la temporada pasada.

No obstante, la cantidad provisionada, 19,5 millones, no cubriría al cierre de esta temporada la deuda total que le reclama la Agencia Tributaria (de al menos 23,7 millones).

Como contó este medio, el Barça alegó ante la Audiencia Nacional no tener acceso a financiación para pedir que le aplazaran sus deudas, esto es, esgrimió tanto no tener el dinero para afrontarlas como la negativa de entidades bancarias a prestarle una garantía.

La Audiencia Nacional permitió a los culés aplazar los pagos a a la Agencia Tributaria  siempre que consiguieran en el plazo de dos meses una forma de garantizar que podrá pagar en algún momento la totalidad de la deuda. Este medio se ha puesto en contacto con el Barça para obtener una explicación pero no la ha obtenido.