Bankia da el pistoletazo al cierre de oficinas aprovechando la coyuntura del coronavirus. En concreto, la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri ha decidido reducir su red en 140 sucursales, según ha podido saber este medio por fuentes sindicales y ha sido confirmado por la propia entidad. En este punto, el banco matiza que esta reducción no tiene que ver con la pandemia y que responde a un mercado cada vez más digital.

Fuentes de CCOO también aseguran que el cierre no es extraordinario y que guarda relación con la fusión entre Bankia y BMN. En su momento, los representantes de los trabajadores consiguieron reducir sustancialmente el numero de oficinas que iban a cerrar, así como los despidos, pasando de unos 4.000 a 2.000 empleados. Por este motivo, y tras ver que el banco funcionaban correctamente con el 90% de las sucursales abiertas, se ha decidido hacer este recorte en la red. 

La mayoría de sucursales que se cerrarán son las mismas que han estado inoperativas durante estos meses de confinamiento, aunque la fecha de cierre oficial será el próximo 1 de julio de 2020. 

Por el momento, la entidad se ha comprometido a mantener a todos sus empleados y reubicarlos dentro de sus áreas geográficas. Además, se contempla la posibilidad del teletrabajo. Bankia se ha preparado para esta nueva forma de operar con más ordenadores portátiles y teléfonos móviles. "Con una plantilla llevada al límite por las múltiples consecuencias de esta funesta pandemia (presión clientes, ICOS, moratorias, CAC), trabajo para todos no va a faltar", explica la entidad a CCOO.

No obstante, los cierres de sucursales traen consigo el cese de muchos directores, subdirectores y asesores, así como en la clasificación de oficinas. Durante medio año se van a gestionar oficinas que con el volumen final tras el cierre deberían tener mejor clasificación.

Vuelta al trabajo

Bankia comenzó la desescalada en sus oficinas centrales el pasado lunes, tal y como publicó Vozpópuli. La intención del banco es volver a la normalidad poco a poco y siguiendo siempre todos los protocolos de seguridad. La entidad

Este nivel de ocupación podría aumentar en las sedes más grandes como las Torres Kio (Madrid) o en otras con más espacio, como la de Las Rozas, también en la capital. Sea como fuere, el tope máximo de ocupación se mantendrá hasta septiembre para garantizar la seguridad de los empleados, exponen desde la entidad.

El banco realizará un seguimiento continuado de la salud y se habilitará en la intranet un test de autorreconocimiento, que tendrá que ser rellenado por el empleado antes de su incorporación. Además, se realizarán test "con criterios selectivos", que se podrán repetir en el caso de que fuera necesario.