El Banco Mundial estima que la economía mundial se reducirá este año un 5,2% por el "impacto súbito y generalizado de la pandemia del coronavirus y las medidas de suspensión de las actividades que se adoptaron para contenerla". Se tratará de la "peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, y la primera vez desde 1870 que tantas economías experimentarán una disminución del producto per cápita.

La actividad económica de las economías avanzadas se contraerá un 7% en 2020, según las previsiones del organismo publicadas este lunes en el informe Perspectivas económicas mundiales. La actividad de los mercados emergentes y las economías en desarrollo se contraerán un 2,5%, la primera contracción como grupo en al menos 60 años.

El Banco Mundial advierte que los efectos están siendo "particularmente profundos en los países más afectados por la pandemia y en aquellos que dependen en gran medida del comercio internacional, el turismo, las exportaciones de productos básicos y el financiamiento externo". Además, la suspensión de las clases y las dificultades de acceso a los servicios primarios de atención de salud "probablemente tengan repercusiones a largo plazo sobre el desarrollo del capital humano".

El Banco Mundial estima un crecimiento de la economía en 2021 del 4,2%, pero advierte que este año la caída podría llegar a ser del 8%

"Las perspectivas dan mucho que pensar, ya que es probable que la crisis deje cicatrices difíciles de borrar y que plantee complejos desafíos mundiales”, dice Ceyla Pazarbasioglu, vicepresidenta de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones del Grupo Banco Mundial.

Crecimiento en 2021

Las repercusiones negativas a nivel mundial perderán intensidad durante la segunda mitad del año y las perturbaciones sufridas por los mercados financieros no se prolongarán en el tiempo, indica el Banco Mundial, remontando el crecimiento un 4,2% en 2021, un 3,9% para las economías avanzadas y un 4,6% para los MEED.

El organismo añade que las perspectivas "son sumamente inciertas" y predominan los riesgos de que la situación empeore, por ejemplo, por la posibilidad de que la pandemia se prolongue por más tiempo, de que ocurran agitaciones financieras o de que se produzca un repliegue del comercio internacional y las relaciones de suministro.

"No existen registros de correcciones a la baja tan súbitas y drásticas de los pronósticos de crecimiento mundial como las de ahora"

En esa hipótesis, la economía mundial podría contraerse hasta un 8% este año, para recuperarse apenas por encima de un 1% en 2021, en tanto que el producto de los MEED disminuiría casi un 5% este año.

En cuanto a la previsión económica de las potencias mundiales, la economía de los Estados Unidos se contraerá un 6,1%. En cuanto a la zona euro, se estima que el producto interior bruto caerá un 9,1% en 2020, y la economía japonesa se desacelerará un 6,1%.

"La recesión ocasionada por la covid-19 es singular en varios aspectos, y es probable que sea la más profunda para las economías avanzadas desde la Segunda Guerra Mundial y la primera contracción del producto en las economías emergentes y en desarrollo en al menos los últimos seis decenios", comenta Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial. "No existen registros de correcciones a la baja tan súbitas y drásticas de los pronósticos de crecimiento mundial como las que se han visto en la época actual", añade.