Nuevo disgusto para la banca: las provisiones no han acabado, ni mucho menos. El Banco de España considera que las entidades españolas aún tienen por delante un enorme trabajo en este ámbito. El supervisor cree que las provisiones realizadas en 2020 son correctas, pero ese mismo esfuerzo se debería repetir en 2021 y 2022.

El director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del supervisor, Ángel Estrada, ha afirmado que existe una "notable dispersión" entre entidades, pero que en términos generales el sector ha provisionado en torno al 30% si se tiene en cuenta el escenario más estresado hasta 2022. "Las entidades tienen que mantener este esfuerzo en 2021 y 2022", ha subrayado Estrada.

El supervisor reconoce que los bancos españoles "comparan muy bien con el resto de geografías [Europa]", pero hay que tener en cuenta que también ha sido uno de los países en los que más ha caído el producto interior bruto (PIB) y "cabe esperar deterioros peores".

La banca ha provisionado casi 24.000 millones

La gran banca provisionó casi 24.000 millones de euros en 2020 para hacer frente a los posibles impagos por parte de las empresas y autónomos debido a la crisis ocasionada por la covid-19. El sector considera que las dotaciones que se han hecho hasta el momento son suficientes, pero se podrían quedar cortas si el Gobierno decide aplicar una quita a los más de 100.000 millones de euros que se han dado ya en la modalidad de préstamos ICO. 

Por normativa, el sector tendría que provisionar un 40% del total del crédito al tener que refinanciar todos estos préstamos y pasarlos a un nivel 3 de riesgo, según señalan fuentes financieras consultadas por Vozpópuli.

"Hacer una quita a la deuda obliga a la banca a refinanciar los préstamos y desde el punto de vista regulatorio supone para el sector un aumento de provisiones, lo que implica que la banca podría endurecer las condiciones de financiación en un futuro y perjudicar aún más al tejido productivo español", señalan estas mismas fuentes.

El Banco de España exige un programa "creíble" al Gobierno

El Banco de España exige al Gobierno que haga un "programa creíble y suficiente de consolidación de las finanzas públicas" una vez se haya reconducido la situación sanitaria y económica. Así de directo se muestra el supervisor español en el Informe de Estabilidad Financiera de primavera, que se ha presentado este jueves.

El organismo que preside Pablo Hernández de Cos cree que este plan "creíble" tiene que dilatarse en el tiempo y tiene que comenzar a implementarse tras la salida de la crisis sanitaria y económica. "Ello es necesario para limitar las vulnerabilidades que emanan desde las administraciones públicas al resto de sectores de la economía y favorecer el crecimiento a largo plazo", destaca el documento.

Asimismo, el Banco de España reconoce que en el ámbito fiscal la puesta en marcha de los Fondos Next Generation UE, que podría financiar proyectos de inversión por hasta 140.000 millones de euros en España en los próximos seis años, permitirá que la política fiscal mantenga un tono expansivo.