Acudir a los juzgados le sale caro a la banca española. Los grandes escándalos financieros de los últimos años han costado ya más de 10.000 millones de euros a las principales entidades del país. Esta factura se ha engordado en gran medida por la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), dictada ayer sobre la retroactividad de las cláusulas suelo.

Con ello, las polémicas condiciones hipotecarias superarán en coste legal al mayor escándalo hasta ahora de la banca española, las preferentes, y también a la salida a bolsa de Bankia.

Según cálculos del Banco de Españala sentencia anunciada ayer supondrá unas provisiones de más de 4.000 millones de euros al sector financiero. Aunque esta factura se podría rebajar en una serie de supuestos, como que no se aplicara a los bancos cuya causa ya fue juzgada (BBVA, Abanca y Cajamar) y en función de lo que ocurra con recursos interpuestos en España por entidades como Sabadell.

Hasta ahora, el banco que más ha tenido que pagar por casos judiciales es Bankia. Su consejero delegado, José Sevilla, explicó en la última presentación de resultados que el banco ya ha desembolsado 4.500 millones sólo por la salida a bolsa y las preferentes. El número dos de la entidad se quejó de que esta factura ha retrasado la devolución de las ayudas públicas inyectadas en Bankia. Sólo por la salida a bolsa, el grupo tuvo que provisionar 1.800 millones. En cuanto a las preferentes, devolvió vía arbitraje más de 2.000 millones y todavía tiene pendientes juicios de inversores que no se pudieron beneficiar de la alternativa amistosa abierta por el Gobierno.

Preferentes

Las preferentes también han supuesto un coste elevado para NCG Banco (actual Abanca) y Catalunya Banc (integrado ya en BBVA), aunque a cargo delos presupuestos del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y el Fondo de Reestructuración (Frob). En total, sus clientes recuperaron más de 900 millones a través de los arbitrajes. Junto a ello, también han sido objeto de demandas de otros preferentistas, cuyo coste lo cubren las garantías aportadas por el Frob.

Junto a estos 9.400 millones (4.000 de la retroactividad, 4.500 de Bankia y 900 de otras preferentes) está el coste que han tenido que ir cargando contra sus cuentas algunas entidades por lo cobrado de más en cláusulas suelo, previo a la sentencia del TJUE. Así, por ejemplo, Popular provisionó 350 millones a finales del año pasado. Bankia hizo lo propio con una dotación de unos 100 millones. Y Sabadell también tiene un colchón de varios cientos de millones, aunque como genéricas ya que no admite que haya vendido mal sus hipotecas.

Los 10.000 millones no incluyen sentencias como las de las hipotecas multidivisa, los convertibles, los 'swaps' y los productos estructurados

Más allá de las provisiones ya realizadas, está el coste que ha afrontado la banca por todo lo que ha dejado de ganar al retirar más de un millón de cláusulas suelo desde que se destapó este escándalo.

Estos 10.000 millones no incluyen otras sentencias que ha ido teniendo la banca por otros escándalos de menor cuantía, como las hipotecas multidivisa, los swaps, los bonos convertibles, el IRPH y los estructurados, entre otros.