El 40% de los empleados de la banca sigue teletrabajando, un año después del cierre de todo el país. Esta es una cifra significativa pues antes de la pandemia el número de teletrabajadores estaba por debajo del 10% y este dato llegó a rozar el 70% en lo más duro de la primera ola, según datos del Banco de España.

Y es que la crisis del covid ha tenido un efecto claro en la implantación generalizada del teletrabajo en las entidades de crédito españolas. A pesar de la reincorporación de buena parte de la plantilla a partir de junio de 2020, el porcentaje de empleados que han seguido trabajando en remoto durante todo el año sigue siendo bastante elevado.

Asimismo, la declaración del estado de alarma y del confinamiento propició el cierre de cerca del 30% de la red de sucursales y ha llevado a algunas entidades a optar por el cierre permanente de muchas de ellas. No obstante, conviene resaltar que, a pesar del cierre de oficinas y del aumento del teletrabajo, las entidades han sido capaces de seguir desempeñando su actividad con normalidad, afirma el supervisor.

La banca firmó recientemente un nuevo covenio sectorial para regular el teletrabajo. Cuando éste supere el 30 de la jornada, la empresa deberá proporcional al empleado un ordenador, teléfono móvil y una silla ergonómica.

Además, entregará a quien lo solicite (o pagará hasta 130 euros para su adquisición) pantalla, teclado y ratón, y dará una compensación mensual de 55 euros proporcionales al porcentaje de teletrabajo que se realice.

En cuanto al teletrabajo por emergencias sanitarias o circunstancias de emergencia sobrevenidas, la empresa proporcionará a los empleados ordenador y teléfono móvil y entregará (o subvencionará con hasta 45 euros) pantalla, teclado y ratón, pudiendo realizarse el teletrabajo desde el lugar que decida la persona.

Otra novedad del nuevo convenio de banca es que regula el derecho a la desconexión digital, el derecho de intimidad ante el uso de dispositivos móviles, el derecho a la intimidad ante las grabaciones de llamadas, sonidos y geolocalización, el derecho a la educación digital y el derecho ante la inteligencia artificial.

Ciberriesgos

El Banco de España considera que uno de los principales riesgos del sector bancario en 2021 será la ciberdelincuencia. Así lo ha destacado el supervisor en la Memoria de Supervisión 2020 que se ha presentado este viernes.

De esta forma, el organismo que preside Pablo Hernández de Cos pone al mismo nivel la ciberdelincuencia y el impacto de la pandemia, el potencial aumento de la morosidad, la corrección de precios en los mercado financieros y también las incertidumbres geopolíticas.

En este sentido, se ha solicitado información periódica sobre la implantación generalizada del teletrabajo y sus incidencias, sobre el uso de canales alternativos para seguir ofreciendo servicios a los clientes, así como sobre la evolución de los contagios en los empleados o el cierre de oficinas.