Representantes de diferentes bancos del país se han dado cita este jueves en un encuentro telemático organizado por la Asociación Española de Banca (AEB) para abordar de primera mano los diferentes retos a los que se enfrenta el país una vez que la Unión Europea entregue el paquete de 140.000 millones de euros para reformar la economía. 

Los ponentes de este coloquio han coincidido en que el Gobierno tiene que dar un paso adelante y entregar ayudas directas en forma de capital a las pymes y autónomos. Es el mismo mensaje que ha lanzado esta semana la presidenta del Banco Santander, Ana Botín. 

Pero las peticiones no se han quedado ahí. Es más, el economista jefe de BBVA y director de BBVA Research, Jorge Sicilia, ha señalado que era de vital importancia crear "una agencia independiente" para evaluar los proyectos, al margen de decisiones políticas.

"Es muy importante la medición y la posibilidad que otorga esta para cambiar la asignación de los fondos de acuerdo a la eficiencia de uso en cada país", ha explicado. 

España se la juega con la buena utilización de los fondos europeos Next Generation EU

Esta petición también la respaldó la economista jefe y subdirectora general de Banco Sabadell, Sofía Rodríguez. La experta ha expuesto que "es necesario tener mecanismos de reporting claros, transparentes y que permitan medir sobre la marcha si se alcanzan los objetivos macroeconómicos con el uso de los fondos"

El director general de estadística y economía del Banco de España, Óscar Arce, ha ido más allá al afirmar que España "se la juega" con la  "buena utilización de los fondos europeos Next Generation EU para la recuperación post pandemia". "La apuesta europea por este fondo no tiene precedentes, moviliza mucho dinero y tiene que salir bien", ha indicado Arce.

En su opinión, deben convertirse en el embrión de una verdadera capacidad fiscal común, de modo que el proyecto europeo avance de forma positiva. "Si no, se corre el riesgo de que la aspiración verdadera de la unión fiscal entre en vía lenta o, directamente, muera", agregó.

Los 140.000 millones de España

El acuerdo sobre el fondo de recuperación y el marco financiero plurianual al que han llegado los veintisiete jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) supone una importante inyección para España que se puede resumir las siguientes cifras:

El fondo de recuperación europeo asciende a 750.000 millones de euros -360.000 millones se dedicarán a préstamos y 390.000 millones a transferencias-, que se otorgarán en función del impacto de la pandemia y a España le corresponden 140.000 millones. Esta cantidad supone más del 11% del PIB nacional.

De esos 140.000 millones de euros, más de la mitad, 72.700 millones, serán transferencias o ayudas directas. Esos 72.700 millones en subvenciones a fondo perdido -que no hay que devolver- suponen, según ha recalcado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, casi diez veces más que lo que España recibió en Fondos de Cohesión entre 2014 y 2020 (7.800 millones de euros).

La mayor parte del fondo europeo se repartirá mediante el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia que contará con 672.500 millones de euros, con 312.500 en transferencias. De éstos, a España le corresponden 59.000 millones de euros. En cuanto el programa ReactEU va a contar con 47.500 millones, de los que a España le corresponden 12.400 millones.