La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) ha presentado este miércoles su barómetro mensual, en el que sintetiza la situación en la que se encuentran los trabajadores por cuenta propia del país y en el que advierte de que los autónomos acumulan pérdidas de 70.000 millones de euros desde que irrumpió la pandemia de la covid-19 hace casi un año.

Según su informe, las pérdidas son generalizadas en todo el sector pero hay alrededor de un millón de trabajadores por cuenta propia cuyas pérdidas están por encima de los 30.000 euros. La situación es tan vulnerable que alrededor de 300.000 autónomos prevén tener que cerrar su negocio este año.

Las pérdidas son especialmente abultadas en el sector de eventos, ocio -infantil, nocturno, cultura y espectáculos- y, en menor medida aunque en número importante, en el sector del comercio, han precisado.

"Necesitamos un plan urgente de medidas económicas que establezca ayudas directas, un plan de emergencia que permita a los autónomos enfrentarse a los próximos meses", ha reclamado Lorenzo Amor, presidente de ATA, poco después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya anunciado en la tribuna del Congreso que en las próximas semanas se aprobarán ayudas por valor de 11.000 millones de euros para empresas y autónomos.

Es bienvenido el anuncio del presidente, aunque para muchos autónomos llega tarde"

Amor ha señalado que "es bienvenido el anuncio del presidente, aunque para muchos llega tarde"."Espero que sean ayudas directas como las que han puesto en marcha en otros países. No podemos experimentar. Los autónomos necesitan las ayudas ya, a final de mes, que es cuando tienen que pagar sus suministros. Otros países nos llevan delantera, por eso para ellos la pandemia ha tenido menos impacto en el PIB", ha destacado.

Las restricciones, la mayor traba

El colectivo vive una situación de incertidumbre que se ve agravada por los constantes cambios en las restricciones a la actividad de las distintas comunidades autónomas. Actualmente, el 68,6% de los autónomos sufre algún tipo de restricciones.

"Unos 565.000 autónomos tienen su negocios y/o actividades cerradas en estos momentos. Además, un 51,2% afirma que, aunque ha abierto, está funcionando al 50%", señalan.

Los bancos no les darán financiación

Según el informe de ATA, alrededor de 500.000 autónomos necesitan financiación ahora mismo y prevén solicitarla en 2021. Hasta la fecha, aproximadamente la mitad del colectivo ha pedido ya algún tipo de financiación.

"Esto es un problema para los autónomos, porque con los scoring bancarios (puntuación de crédito) actuales, difícilmente van a poder obtener financiación estando sus cuentas y balances en negativo", ha advertido Lorenzo Amor.

Cuando una empresa tenga que presentar sus balances de cuenta a una entidad financiera para obtener financiación, ¿cómo van a ser esas cuentas? Es muy difícil, si no hay cambios, que se permita el acceso a esta financiación".

Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) son otra de las soluciones a las que han tenido que recurrir los autónomos. Un 40% de ellos ha realizado un ERTE en toda o parte de su plantilla y un 7,3% adicional tiene previsto hacerlo próximamente.

Un 12,3% de los autónomos ha optado directamente por los despidos, es decir alrededor de 200.000 se han visto abocados a realizar algún tipo de despido.