La sonada escisión de Chávarri a Auren ha terminado de la peor manera posible. La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Auren a pagar 226.980 euros, más los intereses, a la firma de cazatalentos SSQ por aprovecharse de sus gestiones para fichar a 28 abogados procedentes de Chávarri, según consta en la sentencia a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

SSQ se puso en contacto con Auren en septiembre de 2017 para presentarle la firma y los servicios que ofrecía. A raíz de esa primera aproximación, ambas partes celebraron una reunión en la que exploraron opciones de colaboración y SSQ presentó un candidato a Auren (un socio de derecho concursal) con el que se llegó a negociar su posible incorporación, pero finalmente no se llegó a un acuerdo. Dado que la firma de headhunting trabaja ‘a éxito’ (solo cobra si el candidato se incorpora), Auren no tuvo que abonar nada. El juez considera que esto demuestra que Auren conocía perfectamente el funcionamiento de la firma de cazatalentos.

El problema llegó cuando SSQ remitió a Auren una presentación de 28 profesionales, socios y abogados de Chávarri, con datos “sensibles” que incluían sus datos personales, de facturación y su remuneración fija y variable, para valorar la posibilidad de incorporarlos a las filas de Auren.

Según se explica en la sentencia, Auren se mostró interesado y, con la intermediación de SSQ, se organizó una reunión entre todas las partes. Posteriormente, Auren manifestó al cazatalentos su preocupación por las consecuencias legales que podía tener una incorporación “masiva” de profesionales, lo que a ojos del juez acredita que la firma de servicios profesionales contaba con SSQ para este proceso.

“En definitiva, existen a juicio de este Tribunal actos inequívocos que confirman la aceptación por parte de Auren de las condiciones contractuales de la firma de headhunting y ello porque ésta se aprovechó de las gestiones realizadas por SSQ para la contratación de los abogados de la firma Chávarri Abogados”, reza la sentencia.

El caso llega al Tribunal Supremo

En un primer pronunciamiento, el Juzgado de Primera Instancia número 103 de Madrid estimó íntegramente la demanda de SSQ y condenó a Auren a abonarle 419.991 euros más 6.903,96 euros de intereses. Auren, asesorado por el abogado Daniel Sáez, presentó un recurso de apelación que le ha servido para rebajar el pago hasta los 226.980 euros más intereses tras lograr que se acepte un informe pericial elaborado por KPMG que recalcula la cuantía.

Fuentes de Auren explican a este diario que SSQ no hizo ninguna gestión fundamental para la contratación de la treintena de abogados y que la firma ya conocía previamente a cuatro socios de Chávarri que se incorporaron. Estos socios confirmaron esto en sala, pero los tribunales entienden que estos testimonios no tienen relevancia "por el evidente interés de los mismos dada la vinculación laboral que mantienen con Auren", señala la sentencia, que también apunta que "no es cierta la afirmación de Auren cuando afirma que "los citados abogados ya eran previamente conocidos por Auren", pues lo que resulta de los correos unidos a las actuaciones es que el único abogado conocido de Auren" era uno de los socios.

Además, siempre según estas fuentes, SSQ no participó en ninguna de las "múltiples reuniones" que se mantuvieron para concretar las incorporaciones, por lo que entiende que la firma de headhunting no tuvo un papel necesario para cerrarlas. Por ahora, los tribunales han desestimado todos los argumentos de Auren excepto en la cuantía a pagar señalada anteriormente, pero la sentencia no es firme. La última palabra la tiene ahora el Tribunal Supremo después de que ambas partes hayan presentado recurso de casación.

"Hasta la fecha, que tengamos conocimiento, el Tribunal Supremo no se ha pronunciado específicamente sobre contratos de headhunter y esperamos que ratifique su anterior doctrina de los contratos de agencia sobre dicha especifica modalidad y llegue a determinar que, tal y como Auren ha venido sustentando en todas las instancias judiciales, SSQ no contribuyó al cierre de la operación y, por tanto, no tiene derecho al cobro de los honorarios pretendidos", señalan las fuentes.

Fuentes de la defensa de SSQ, liderada por Daniel Jiménez, señalan a este diario que "ambas sentencias confirman el valor que tiene el trabajo de los headhunters" y recuerda que ambos tribunales han estimado el grueso de la demanda, siendo el único punto que ha variado a lo largo del proceso el relativo a la cuantía a desembolsar.