La Audiencia Nacional ha propinado un revés en un pleito fiscal a la promotora cotizada de pisos y chalets Quabit, fundada y presidida por Félix Abánades y participada por empresarios como Carlos Slim, Francisco Paramés o Amancio Ortega.

La promotora, que emprendió una reestructuración societaria entre 2007 y 2008, había recurrido un expediente de Hacienda del año 2013, relativo a las declaraciones del Impuesto sobre Sociedades de los años 2007 a 2009, el Impuesto sobre el Valor Añadido de los años 2008 y 2009 y Retenciones sobre el Rendimiento del trabajo de profesionales y del capital mobiliario de los años 2008 y 2009.

La Agencia Tributaria reclama más de 1.845 miles de euros por estas declaraciones más un cambio en las bases imponibles de los años 2008 y 2009 que haría perder a la promotora entre un 15% y un 20% de sus créditos fiscales activados. 

14 millones

Fuentes de la propia promotora han explicado a Vozpópuli que el efecto en la empresa por la parte de los créditos fiscales podría ser de unos 12,3 millones (9 millones en el caso más favorable a la compañía), con lo que el impacto global sería de unos 14 millones.

La Audiencia Nacional, con fecha del pasado 9 de julio, ratificó el expediente de la Hacienda pública en toda su complejidad técnico-legal. La compañía ha decidido elevar el asunto al Tribunal Supremo, que todavía no se ha expedido.

4,3 millones de provisiones

La promotora tenía en sus cuentas de 2019 recogida una provisión de 4,3 millones para afrontar diferentes litigios y asuntos como este. En esas mismas cuentas, la empresa informaba del pleito con Hacienda y de que lo había recurrido ante la Audiencia Nacional. 

Este pleito con Hacienda se aviva en un momento de incertidumbre para la empresa, que ha tenido que aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo para el 66% de su plantilla de 91 personas distribuidas por Madrid, Guadalajara, Málaga y Valencia. Para el 22%, ha sido de reducción de jornada total hasta fin de año.

50 millones de pérdidas

La compañía cerró el primer semestre triplicando la facturación respecto a 2019 (hasta los 73 millones) por el cierre de un mayor número de entregas. Sin embargo, sufrió en el mismo período, en gran parte por la covid, pérdidas de 50 millones frente a los 798.000 euros de beneficio que había experimentado en los primeros seis meses de 2019. Su facturación prevista por viviendas en construcción es de 449 millones.

La empresa tiene como primer accionista a su presidente y fundador, Félix Abánades (20,3%). Está también participada por el banco suizo Julius Baer (8,7% directo), el mexicano Carlos Slim (3,06%), el 'Warren Buffet' gallego Francisco García Paramés (2,9% directo) o el propio Amancio Ortega (2,7%).