Las ventas de ordenadores de Apple en España se han reducido casi a la mitad debido a la pandemia del coronavirus, según datos de una de las mayores consultoras de mercado a los que ha tenido acceso Vozpópuli.

Durante el tercer trimestre de 2019 la firma de la manzana mordida tenía en España una cuota de mercado del 11,8%. El fabricante de cupertino es uno de los que peor ha sorteado la crisis causada por la covid-19, algo que se ha ido reflejando trimestre a trimestre, hasta que a finales de 2020 esta cuota bajó hasta el 6%, coincidiendo con los meses más duros de la pandemia. Ocupa el quinto lugar en el ranking de ventas en España.

Una situación paradójica, que no ha ido acorde al movimiento del sector. El confinamiento y la obligatoriedad del trabajo a distancia, así como el estudio en remoto, dispararon las ventas de ordenadores de manera histórica. Quizá la justificación a este comportamiento se encuentre en el sistema operativo utilizado por Apple. Los equipos más utilizados para el sector corporativo son aquellos que trabajan sobre Windows, la plataforma de Microsoft.

De hecho, durante los meses de julio, agosto y septiembre de 2020 la demanda de ordenadores de sobremesa, portátiles y estaciones de trabajo creció un 28% respecto a los datos obtenidos durante el mismo periodo de 2019. El coronavirus disparó la venta mundial de equipos hasta los 64,6 millones durante el tercer trimestre de 2020. En el caso de la tienda de tecnología española PC Componentes, se llegaron a registrar picos de hasta el 60% en la venta de ordenadores, coincidiendo con los días en los que se anunció el inicio del confinamiento.

Los equipos que más se vendieron fueron los denominados Chromebook, destinados principalmente al sector de la educación

Según la consultora Canalys, los equipos que más se vendieron fueron los denominados Chromebook, destinados principalmente al sector de la educación por su robustez, capacidad de batería y precio -suelen tener un coste contenido-. El crecimiento de esta clase de dispositivos aumento un 122%. En el polo opuesto están las estaciones de trabajo que cayeron un 27%, y las torres y ordenadores de gama baja, que descendieron en ventas un 33%.

Una circunstancia que ha sabido aprovechar la firma china Lenovo, quien está a punto de superar a HP como primer vendedor de ordenadores en nuestro país. Según esta misma consultora, en el tercer trimestre de 2019 su cuota en nuestro país era del 24%. Un año después alcanza el 32%. El fabricante asiático pisa los talones a la norteamericana HP, que ha pasado de tener una cuota de mercado del 35,7% a poseer una porción del 32,4%.

La tercera firma si hablamos de volumen de venta de equipos es Acer, que ha ganado cuota de mercado en los 12 meses analizados. En concreto, ha pasado de tener un 5,3% de cuota en nuestro mercado a un 7,5%. La norteamericana Dell, cuarta en la lista, ha pasado de tener un 7,6% a un 7,1%.

Arena de otro costal es el rendimiento de Apple en la telefonía móvil. Aupada por el lanzamiento del iPhone 12 y por el incremento en consumo de tecnología a causa de la pandemia de covid-19, Apple logró en los pasados tres meses -los primeros de su año fiscal 2021- la mayor cifra de facturación de su historia, con 111.439 millones de dólares en ventas.

Apple y las ventas mundiales de ordenadores

Si vemos lo que sucede en el mapa mundial, Lenovo se encuentra a la cabeza, con un 25,7% de las ventas de ordenadores en todo el mundo, según datos de la consultora Gartner publicados a finales del año pasado. La empresa, con sede en Pekín, ha crecido un 8,3% HP, segunda en la lista, alcanza un 21,6% de la cuota global.

El buen comportamiento del sector de los ordenadores podría haber sido aún mejor todavía. La alta demanda causada por la pandemia y el confinamiento se vio instatisfecha debido a los problemas de suministro de determinadas piezas, imprescindibles para el montaje de los equipos.

Es el caso de los procesadores y las pantallas, dos de los componentes que más se cotizaron durante el año pasado. Es un problema, el de la falta de suministro por falta de piezas concretas, que todavía arrastra el sector, tal y como han confirmado varios fabricantes a este diario.