Las expectativas de los analistas sobre los beneficios de las empresas del Ibex 35 en el año 2022 son un 30% inferiores a las que tenían antes del estallido de la pandemia, aunque esperan una cierta normalización el próximo año con respecto a 2021, así como una menor dispersión sectorial en el impacto de los resultados de las compañías.

Así lo pone de manifiesto el recuadro 'Evolución de las expectativas de beneficios de las empresas cotizadas desde el inicio de la crisis de la Covid-19' publicado este viernes por el Banco de España, que formará parte del próximo informe trimestral que publique el organismo.

El Banco de España ha constatado que las expectativas de beneficios del conjunto de las empresas cotizadas españolas se han reducido intensamente durante la pandemia, lo que ha contribuido a la mayor caída relativa de los índices bursátiles en España.

Entre principios de febrero y finales de marzo de 2020, el nivel de beneficios por acción que el promedio de los analistas esperaba que las empresas que forman parte del S&P 500, el EURO STOXX 50 y el Ibex 35 alcanzaran en 2022 se redujo en torno a un 5%, unas expectativas que los analistas siguieron revisando a la baja en los meses siguientes.

Los analistas prevén que las expectativas de beneficio para las empresas del Ibex en 2022 se sitúen un 30% por debajo de los esperados en febrero de 2020.

Este proceso fue mucho más pronunciado en el caso de las compañías que forman parte del Ibex 35, como consecuencia del mayor impacto económico relativo de la crisis en España y en los países a los que están expuestas las empresas españolas cotizadas.

El repunte de los beneficios esperados en 2022 para las cotizadas en Europa y en España comenzó en noviembre, tras el anuncio del desarrollo de vacunas efectivas contra el virus, y desde entonces la mejora de las expectativas para el próximo año ha sido "relativamente modesta".

Un 30% por debajo de lo esperado

En concreto, los analistas prevén que las expectativas de beneficio para las empresas del Ibex en 2022 se sitúen un 30% por debajo de los esperados en febrero de 2020, si bien también prevén que el impacto negativo de la pandemia sobre los beneficios de las empresas cotizadas en 2022 sea inferior al que se registrará en 2021.

Según el Banco de España, esto "sería coherente con una recuperación gradual de la actividad de las empresas a lo largo del horizonte de previsión, algo más intensa en el caso de las cotizadas españolas".

También se ha reducido en los últimos meses la incertidumbre relativa a las previsiones de beneficios para 2022, que se incrementó de forma generalizada al comienzo de la pandemia y que fue más intenso y persistente para las empresas del Ibex 35 que en los otros dos índices analizados. También la incertidumbre es mayor para el ejercicio 2021 que para 2022.

"De nuevo, ello sugiere que los inversores esperan que el contexto en el que las empresas desarrollan su actividad vaya normalizándose progresivamente en los próximos trimestres. En términos relativos, este proceso de normalización sería más intenso en el caso de las empresas cotizadas españolas", apunta el Banco de España.

El impacto en las expectativas de beneficios empresariales también fue heterogéneo por sectores, siendo más acusada la caída en las previsiones para el sector energético y el bancario.

Por sectores económicos

El impacto de la pandemia en las expectativas de beneficios empresariales también fue heterogéneo por sectores económicos, siendo más acusada la caída en las previsiones para el sector energético y el bancario.

Las expectativas se han estabilizado desde noviembre e incluso han mejorado para el sector bancario, pero continúan muy por debajo de las que había antes de la crisis.

En cualquier caso, el informe observa una reducción generalizada de la dispersión entre sectores en 2022 con respecto a la de 2021, especialmente en el caso del índice español, debido fundamentalmente a las mejores expectativas para el año que viene en los sectores más afectados por la pandemia.