La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha pedido al Gobierno que de un paso más en su política fiscal y que comience a ofrecer ayudas directas en el capital a las pymes y autónomos. Así lo ha señalado la banquera en la presentación de resultados de 2020 que ha tenido lugar este miércoles.

En este sentido, Botín ha dicho que está dispuesta a tender la mano al Gobierno para colaborar, tal y como ya ha hecho también la CEOE. La presidenta del Santander ha subrayado que al final todos persiguen los mismos objetivos comunes aunque ha lamentado que en ocasiones se decida ir por caminos distintos. 

Por otro lado, la banquera ha evitado pronunciarse sobre si el Santander tiene intención de llegar a un acuerdo con Andrea Orcel por la batalla legal abierta tras el fichaje fallido del italiano. No obstante, Botín le ha deseado "suerte" en su nueva etapa profesional como consejero delegado de Unicredit.

En cuanto a aluna eventual fusión, la número uno del Santander ha descartado por completo que el banco que ella preside vaya a verse involucrado en ningún proceso de consolidación en España o en otras geografías. Ana Botín ha señalado que el Banco Santander tiene una cuota de mercado del 20% en España que es "más que suficiente".

Resultados

Banco Santander perdió 8.771 millones de euros en 2020 tras la actualización del fondo de comercio por inversiones históricas y de los activos fiscales diferidos (DTAs) por valor de 12.600 millones de euros, sin efecto en caja, y nuevos cargos en el cuarto trimestre, 1.146 millones de euros, vinculados, principalmente, con los costes de reestructuración en España.

Entre septiembre y diciembre, la entidad presidida por Ana Botín obtuvo un beneficio atribuido de 277 millones de euros, según ha informado este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Santander obtuvo un beneficio ordinario de 5.081 millones de euros en 2020, un 38% menos en euros corrientes, debido al aumento de provisiones vinculadas a la pandemia.