El mercado de oficinas está viviendo un 2018 espectacular, aún viniendo de un cierre de 2017 con cifras estratosféricas. Los centros de las ciudades más importante (Madrid y Barcelona) ya están prácticamente sin metros cuadrados libres, lo que ha obligado a muchas compañías a buscar sus oficinas fuera de la zona central. 

No obstante, en Barcelona se ha producido una migración natural al distrito 22@. La zona se ha convertido en un 'hub' tecnológico a nivel mundial en donde todas las grandes multinacionales quieren estar. Amazon, HP, Facebook o Mango son prueba de ello. 

Los espacios de 'coworking' también tienen mucha culpa de que el 22@ haya cogido tanta fama. De hecho, en algunos años la demanda ha llegado a representar el 50% del total de la absorción de la Ciudad Condal. 

En el 2017 se cerraron un total de 86 operaciones de alquiler que sumaban 101.000 metros cuadrado, un 33% más que en 2016. Las operaciones más importantes fueron las de Amazon (10.240 metros cuadrados); HP (7.000 metros cuadrados) o WeWork (6.570 metros cuadrados), según un estudio de Cushman & Wakefield

Mango también quiere estar

La última compañía que ha anunciado su intención de situarse en el 22@ ha sido Mango. En un comunicado la cadena textil expresaba su intención de mudarse a principios de 2019.

La demanda mayoritaria es para oficinas de tamaño por encima de los 1.000 metros cuadrados.

A cierre del primer trimestre del año en el distrito sólo quedan 60.000 metros cuadrados disponibles, lo que se traduce en una tasa del 7%. No obstante, existen 129.000 metros cuadrados en construcción previstos para entregar a cierre del año y en 2019. 

El pasado año se firmaron contratos por valor de 526 millones de euros, de los que 179 millones correspondieron a operaciones de suelo para nuevo desarrollo. 

Como colofón, la rentabilidad prime del 22@ es superior a la del centro financiero de Barcelona (4,25% vs. 3,50%). Con lo que se trata de un claro hub atractivo para los inversores.