Amazon se ha reunido ya en calidad de Operador Postal con la nueva cúpula de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La compañía norteamericana fundada por Jeff Bezos es considerada como tal por este organismo desde finales del año pasado. El objetivo de estos encuentros ha sido presentarse oficialmente y pincelar aquellos aspectos en los que va a competir con sus rivales -entre ellos Correos- y tratar de influir en la CNMC en beneficio de sus intereses.

El gigante de las ventas por Internet ha pasado a regirse por la Ley Postal y competir con empresas de mensajería y de envíos postales -como decimos el caso de Correos-. Ser ya de facto Operador Postal y de mensajería implica que la CNMC podrá analizar sus precios, y regularlos.

El Gobierno dio un giro a la dirección de la CNMC el año pasado, tras colocar al frente a Cani Fernández en sustitución de José María Marín Quemada. Fernández es una abogada histórica del despacho Cuatrecasas, donde llegó a ser la segunda socia más antigua del despacho. Su responsabilidad se circunscribía al área de Competencia. En febrero de 2020 solicitó una excedencia para incorporarse al Gabinete de Presidencia liderado por Iván Redondo. Finalmente, ha acabado al frente de Competencia.

La actividad que Amazon realiza a través de sus empresas -Amazon Spain Fulfillment, S.L. y Amazon Road Transport Spain, S.L.- tiene la consideración de postal

Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia

Amazon y la CNMC se sentaron en la misma mesa el pasado mes de febrero. En concreto, la empresa y el organismo público mantuvieron dos reuniones bajo el epígrafe 'Presentación de la actividad que desarrolla Amazon Postal en España' y 'Presentación de la actividad que desarrolla Amazon en España', tal y como refleja el registro de transparencia de Competencia.

Amazon ya es considerada como Correos o SEUR

Se da la circunstancia de que las reuniones se produjeron exactamente un año después de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia comenzará una investigación para determinar si Amazon tenía o no que regirse por la Ley Postal.

"La CNMC ha acordado iniciar un procedimiento para determinar si concurren las circunstancias para que Amazon sea considerado Operador Postal. En este procedimiento se tendrán en cuenta las características de los envíos que gestiona, la actividad que realiza sobre ellos, la relación jurídica que mantiene con autónomos que realizan la distribución de sus paquetes, y con terceras empresas de paquetería, y la gestión de sus taquillas autoservicio, entre otros", anunciaba la CNMC el 19 de febrero de 2020.

Meses después, concretamente el 19 de septiembre de 2020, el órgano encargado de velar por la correcta Competencia entre organizaciones dentro de España resolvió que "la actividad que Amazon realiza a través de sus empresas -Amazon Spain Fulfillment, S.L. y Amazon Road Transport Spain, S.L.- tiene la consideración de postal y debe quedar sujeta al cumplimiento de los requisitos que se establecen en la Ley Postal".

Las investigaciones de la CNMC concluyeron que el hecho de que Amazon se dedique principalmente al comercio electrónico y que su modelo de negocio tenga como soporte principal una plataforma electrónica no es un aspecto que le impida realizar funciones que tengan la consideración de carácter postal. No hay que olvidar que la empresa norteamericana tiene como 'atribuciones' el envío de los productos adquiridos por los usuarios de su plataforma.

"Las labores objeto de estudio en este expediente tienen perfecto encaje en la normativa postal frente a otras opciones consideradas como las del sector transporte o logístico", explicó la CNMC, quien añadió que "la singularidad de que Amazon -previo pago- ponga a disposición de terceros comerciantes minoristas sus servicios de mensajería y paquetería, y no los utilice en exclusiva para la entrega y distribución de los productos de su inventario, excluye que puedan quedar exentos de la normativa postal por la vía de la autoprestación".

Además, Competencia subraya que el hecho de que Amazon "recurra a distintos operadores del sector postal para complementar sus servicios de mensajería y paquetería ejerciendo una influencia y control intenso sobre éstos colaboradores le distingue de otros comerciantes o distribuidores minoristas (que operan on y offline), limitados a subcontratar un servicio de paquetería, y le dota de una capacidad de dirección sobre la prestación del servicio, similar a la de cualquier otro operador del sector".