Pontegadea es uno de los principales caseros comerciales de Reino Unido. Se estima que el brazo inversor de Amancio Ortega tiene en este mercado una cuarta parte de su cartera inmobiliaria y estaría valorado en 3.300 millones de euros. Y, como todos los grandes caseros al rededor del mundo, Ortega ha tenido que negociar con sus inquilinos tras el impacto económico del coronavirus. Y no todas las conversaciones han finalizado de manera satisfactoria. 

Dos inquilinos de Pontegadea en Londres acusan a su casero de prácticas de "bullying" ("acoso") durante este proceso. Una denuncia que recoge The Times y que llegaría por parte de una marca de distribución británica, que mantiene su anonimato, y la empresa de cafetería Caffè Nero. Ambos denuncia al histórico periódico británico que la empresa de Amancio Ortega está negociando sin flexibilidad y exigiendo algunas condiciones abusivas. 

Pontegadea ha preferido no realizar ninguna declaración sobre esta publicación y sobre contratos privados. No obstante, según ha podido saber Vozpópuli a través de fuentes del sector inmobiliario, se trataría de un pequeño retailer local que está molesto por la propuesta de extensión del contrato a cambio de no cobrar el alquiler. En el caso de Caffé Nero, su acuerdo de alquiler finalizó con Pontegadea y, tras pedir una extensión de varios meses, la cadena solicitó no pagar estos meses extra. 

La sociedad de Amancio Ortega está considerada como la mayor propietaria de locales comerciales de todo Oxford Street, una de las calles comerciales más famosas del mundo, y de Buchanan Street, la vía más famosa para el ocio y las compras de Glasgow (Escocia). Y, más de allá de las protestas de estos pequeñas empresas, el proceso de revisión de sus contratos en estas lujosas localizaciones está evolucionando conforme con lo previsto. 

113 millones de inyección

Además de estas negociaciones, Pontegadea ha inyectado capital en este mercado. La sociedad de Amancio Ortega realizó el pasado 16 de marzo, pocos días después de que la Organización Mundial de la Salud declarase la 'pandemia', una ampliación de capital de 113 millones de euros en su filial británica.

Una ampliación que ha quedado reflejada en sus últimas cuentas publicadas en el Registro Mercantil, a las que ha tenido acceso este medio a través de la herramienta Insight View. Estas inyecciones se están destinando a financiar las operaciones recientes que ha realizado Amancio Ortega en las islas. Su última compra fue The Post Building por 700 millones de euros en el mes de diciembre.

Un edificio que alberga la sede de la consultora McKinsey.  Con este movimiento, Reino Unido se convirtió en uno de sus principales mercados, junto a España y Estados Unidos. Y evidencia que, pese a la gran cartera que tiene el dueño de Inditex con locales comerciales, su principal actividad es el arrendamiento de oficinas. Como reflejan sus dos inmuebles en Oxford Street, la sede de la minera Rio Tinto en la exclusiva St James Square, y Devonshire House, entre otros.