Aena ha engordado su ejecutiva con cuatro nuevas direcciones en plena crisis de la compañía. La empresa semipública presidida por Maurici Lucena cerró el 2020 en ‘números rojos’ por el desplome del tráfico de pasajeros en los aeropuertos de su red durante la pandemia de la covid-19 y se encuentra inmersa en una batalla con los inquilinos de sus locales comerciales por el pago de los alquileres.

Además, conviene recordar que este incremento en la ejecutiva de la compañía se produce poco después de que el presidente y consejero delegado, Maurici Lucena, anunciara su intención de abandonar Aena para ser el responsable económico de la Generalitat de Cataluña si el ya exministro de Sanidad, Salvador Illa, ganaba las elecciones autonómicas el pasado 14 de febrero.  

Según consta en una circular interna a la que ha tenido acceso Vozpópuli a través de fuentes sindicales, la empresa semipública ha creado una nueva dirección de Marketing Comercial, otra de Relaciones Institucionales y Asuntos Públicos Europeos, una tercera de Desarrollo y Transformación IT, y una cuarta dirección de Datos y Mercado Aeronáutico.

La dirección de Marketing Comercial dependerá, a su vez, de la Dirección General Comercial e Inmobiliaria. Aena justifica que, "ante la situación post-covid, se hace necesario el desarrollo de un plan estratégico que defina nuevos objetivos de creación de mercado y se enfoque en la promoción de los nuevos canales de venta, como las redes sociales o los marketplaces".

Maurici Lucena ha fichado a Elías Albini, hasta ahora gerente de ventas en Paradores, para dirigir este área. De él dependerán la división de Duty Free y Servicios VIP y toda la línea de negocio de publicidad, "muy ligada a promocionar la actividad comercial en el aeropuertos y los negocios relacionados con la experiencia del cliente".

Precisamente, Aena se encuentra inmersa en una guerra con sus inquilinos comerciales, que amenazan con presentar demanda colectiva por el pago de las rentas durante la pandemia. La compañía ha ofrecido un descuento del 100% de la renta mínima durante el primer estado de alarma y del 50% entre junio de 2020 y septiembre de 2021. Y aunque convenció a más de la mitad de los operadores, estos solo representan una cuarta parte de la facturación de Aena por los alquileres.

Otras tres direcciones más

Aena también ha creado una dirección de Relaciones Institucionales y Asuntos Públicos Europeos; que depende de otra dirección, la de la Oficina de la Presidencia, Regulación y Políticas Públicas. Su misión, según explica Aena, será "coordinar las relaciones institucionales con nuevos grupos de interés y el seguimiento de los asuntos públicos europeos". Al frente está, desde el 1 de abril, Óscar Arizcuren Pola, hasta ahora en la División de Apoyo a los Comités de Coordinación Aeroportuarios.

El organigrama se complica. Otra de las nuevas direcciones, la de Desarrollo y Transformación IT, depende de la Dirección de Infraestructuras y Tecnologías, en la que también se integran la Dirección de Proyectos y Construcción y la Dirección TIC y Seguridad. Tiene al frente a José Vidal Lijo, hasta ahora responsable de la División de Desarrollo de Aplicaciones de Gestión Empresarial en la Dirección de Tecnologías de la Información y Comunicación de Aena.

En cuanto a la cuarta nueva dirección, la de Datos y Mercado Aeronáutico, depende de la Dirección General de Aeropuertos y está liderada por Ignacio Biosca Vancells, hasta ahora responsable de la División de Relaciones Internacionales, Marketing Aeroportuario y Atención a Compañías Aéreas. Será "la responsable de fijar la estrategia, establecer el gobierno e implantar la política de calidad del ecosistema de los datos que se manejan en el conjunto de Aena".

Tras estas incorporaciones, el organigrama de Aena queda conformado por 29 direcciones, de las que a su vez dependen divisiones, departamentos y secciones. Fuentes sindicales comentan que, en todo caso, lo normal hubiera sido que se crearan divisiones, no más direcciones. Además, esta estructura está bajo el control de la Alta Dirección que lidera Lucena y que conforman diez personas. Sólo los sueldos de éstos sumaron 1,4 millones de euros en 2020.

Los números rojos de Aena

Aena ha perdido 126,8 millones de euros en 2020, entrando en 'números rojos' por primera vez en ocho años. El gestor aeroportuario español ha registrado una caída del 50% en sus ingresos frente a las cifras de 2019, hasta los 2.242 millones de euros, debido a las restricciones a la movilidad. En la circular, reconoce que “el cierre del ejercicio 2020 ha supuesto un deterioro de la actividad y un desplome del número de pasajeros nunca antes visto” del 72,4%, hasta los 76,1 millones de viajeros.

En las cuentas presentadas el pasado mes de febrero, la compañía aseguraba que mantiene una firme política de ahorro de costes, que puso en marcha en el mes de marzo de 2020, con 404,7 millones acumulados hasta diciembre. No obstante, recientemente ha firmado préstamos con diversas entidades financieras por un importe conjunto de 700 millones para reforzar su liquidez.

En este contexto, la empresa dirigida por Lucena considera conveniente modificar la estructura organizativa de la empresa con cuatro nuevas direcciones “pese a la actual crisis”, asegurando que éstas “permitirán identificar y desarrollar nuevos negocios y serán tractoras de la recuperación operativa y económica de la compañía”.