Aena ha solicitado ayuda a la Unidad Militar de Emergencias (UME) para limpiar el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas tras la nevada histórica que ha dejado la borrasca 'Filomena', pese a que gasta alrededor de seis millones de euros al año en un 'Plan de Actuaciones Invernales frente a contingencias de hielo y nieve', que incluye tanto la maquinaria como el personal y los protocolos necesarios para su retirada. 

Desde la gran nevada de 2009, el gestor aeroportuario español invierte todos los años alrededor de dos millones de euros en el conocido como Plan de Invierno, que establece los procedimientos que deben seguir los 20 aeropuertos de la red ante estas condiciones climatológicas adversas, e incluye el mantenimiento y revisión de la maquinaria y la formación continuada del personal implicado.

Para esta campaña, la empresa semipública aseguraba en un comunicado el pasado diciembre que "dispone de más de 100 vehículos propios destinados a la retirada de nieve y hielo, así como otros vehículos implementados con cuchillas y esparcidores de urea".

Entre ellos destacan 22 vehículos medidores de coeficiente de rozamiento; 23 camiones con cuchilla quitanieves con esparcidor de fundente; cuatro camiones esparcidores de fundente líquido y 17 barredoras (con cuchilla quitanieves o sopladoras); así como camiones contra incendios, tractores y vehículos 4x4 equipados con cuchillas quitanieves.

Contrato con Sacyr en Barajas

Además de los recursos de Aena, Barajas cuenta con medios de empresas externas. En marzo de 2019, Aena adjudicó un contrato para la ejecución del Plan de Actuaciones Invernales en el aeropuerto madrileño a la Unión Temporal de Empresas (UTE) compuesta por Sacyr y Tralemsa durante un periodo de tres años (hasta abril de 2022) extensible a cinco. El importe bruto de la adjudicación asciende a 12,7 millones de euros. 

Este contrato incluye un servicio completo de personal y maquinaria. Según detalla la propia Aena en su comunicado, "recoge, entre otros, seis camiones equipados con cuchilla y cepillo barredor y soplador, cuatro esparcidores de fundente líquido, seis camiones equipados con cuchilla y esparcidor de fundente, dos fresadoras, cinco palas cargadoras, ocho mini-excavadoras, cuatro camiones con caja, dos vehículos todo terreno con cuchilla y cuatro vehículos destinados a inspección y control".

Por su parte, Sacyr describe en su página web que, en el marco de este contrato, "se realizarán servicios de tratamiento preventivo antihielo y limpieza y retirada de hielo o nieve con extendido de fundentes, tanto en el área de movimiento como en los accesos del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas". 

A esto hay que sumar el servicio de deshielo que tienen en Barajas aerolíneas como Iberia o Ryanair, con su propia maquinaria para aplicar el glicol sobre los planos y otras zonas de los aviones, evitando que se vuelvan a congelar. Fuentes del sector informan de que estos medios se utilizan con más frecuencia para garantizar la seguridad en la salida de los vuelos. 

Fuentes conocedoras de la operativa de Barajas comentan a Vozpópuli que las quitanieves de Aena están operando intensamente, mientras que bomberos del aeropuerto denuncian que durante el primer día de temporal no se activó la maquinaria y hubo una "mala previsión" por parte del gestor aeroportuario. Este periódico se ha puesto en contacto con Aena para conocer su versión, pero no ha obtenido respuesta.

El sindicato ASAE también se ha quejado de que Aena "no ha puesto todos los recursos necesarios ni ha realizado refuerzos de plantilla". Finalmente, las aerolíneas, que se han visto obligadas a cancelar cerca de un millar de vuelos y recuperan el tráfico lentamente, dicen que "se está haciendo todo lo posible en una situación muy difícil" pero lamentan que las placas de hielo en algunas pistas aún no les permiten volver a la normalidad.