La lucha continúa. Los inquilinos 'rebeldes' de Aena exigirán al gestor aeroportuario español que rebaje un 75% más el alquiler durante la pandemia, frente a la propuesta que realizó la empresa semipública hace unas semanas. Esta última convenció a más de la mitad de los operadores, pero que representan solo una cuarta parte de la facturación de Aena por alquileres.

La compañía ha ofrecido un descuento del 100% de la renta mínima durante el primer estado de alarma y del 50% entre junio de 2020 y septiembre de 2021. Si todos los clientes hubieran aceptado estas condiciones, la empresa hubiera /perdonado" alrededor de 800 millones de euros entre 2020 y 2021, según cálculos de Aena. Sin embargo, los que han aceptado sus nuevas condiciones solo representan alrededor de la cuarta parte del negocio por este concepto de Aena.

La Asociación Española de Operadores Comerciales de Aeropuertos (AEOCA) creada por el despacho Fieldfisher Jausas, que busca agrupar a los pequeños comerciantes 'rebeldes' de Aena, esgrime que la última oferta del operador cuyo principal accionista es el Estado les obliga a pagar un 75% más de lo que consideran razonable, partiendo de que consideran que la del operador semipúblico es una posición de partida 'monopólica'.

Aena
La capitalización bursátil de Aena, cotizada en el Ibex 35, ronda hoy los 20.000 millones.

La AEOCA impulsada por Fieldfisher tiene ya sobre la mesa un informe pericial de cara a la presentación de una demanda colectiva contra Aena, en línea con lo que informó este medio y con lo que publicó Confilegal. El estudio, del que ha podido obtener detalles Vozpópuli, ha sido desarrollado por una consultora que lidera un catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Autónoma de Madrid.

De acuerdo a los cálculos del estudio sobre una muestra de 12 empresas arrendatarias con 69 locales arrendados, la "tasa de esfuerzo saludable" para las empresas arrendatarias de Aena, a tenor de la que era su situación en 2019, estaría en entre un 15% y un 30% respecto a las ventas. Según constata el mismo informe pericial, la última oferta del gestor aeroportuario suponía una tasa de esfuerzo del 120% respecto a las ventas de 2020. Atendiendo al mismo peritaje, las ventas siguen en 2021 un 50-60% por debajo que hace un año.

Aena tendría que bajar el alquiler entre un 75% y un 85%

Aena ya ha dicho que cobrará el 100% de la Renta Mínima Garantizada a los que no aceptaron, lo que redundaría en un sobreesfuerzo del 220% para los inquilinos 'rebeldes'.

Mientras Aena ejecuta en cascada los avales de sus inquilinos 'rebeldes', ellos preparan la artillería judicial. Según ha podido confirmar Vozpópuli, ya son 42 los operadores inscritos en la asociación, aunque está en estudio otra quincena de solicitudes.

Una juez de Ibiza ha estimado "alta probabilidad" de que los inquilinos de Aena puedan dejar de pagar hasta 2022

Otros inquilinos, que guardan el anonimato, entienden que es mejor presentar demandas individuales, y que la idea de una asociación creada ad hoc para este conflicto puede ser peligrosa para sus intereses en el largo plazo.

En cualquier caso, es de notar que una juez de Ibiza, María de los Ángeles Casanovas Benítez, ha estimado "alta probabilidad" de que la demanda de una empresa inquilina del aeropuerto balear de dejar de pagar la renta mínima garantizada hasta 2022 prospere. La compañía semipública, como en anteriores ocasiones, no ha atendido la consulta de Vozpópuli, que llegó a informar que en la posición de Aena influye la de su accionista británico, el fondo de capital riesgo TCI.

Los gigantes también amenazan con demandas

Aena también se enfrenta a las demandas de los gigantes que no han aceptado sus condiciones (como Areas, Dufry o SSP). Durante la presentación de los resultados anuales, la empresa semipública reconoció que todavía no había alcanzado un acuerdo con los cinco mayores arrendatarios, que representan el 90% de su facturación en el ámbito comercial.

Se trata así de contados gigantes mundiales tanto de la restauración como el comercio que, por su peso en ventas, se están convirtiendo en indispensables en la negociación con Aena. No en vano, el suizo Dufry, que opera las tiendas dutty free de los aeropuertos, supone hasta un 40% de la facturación de este sector, según fuentes conocedoras del conflicto.

Las empresas de restauración están entre las más afectadas por el "sobreesfuerzo" que señala el perito

Junto a este gigante, también ha rechazado la nueva propuesta Areas, uno de los líderes de travel retail a nivel mundial. Entre sus marcas propias, que explota en aeropuertos y estaciones, en España destacan La Pausa, Eating Point o Caffriccio; a estas habría que sumar las que franquicia, que van desde Starbucks a Rodilla pasando por Santagloria o Subway. Además, también gestiona marcas que ofrecen regalos de viaje y souvenirs, como son Eureka! o The Market.

Select Service Partner (SSP) opera con Lizarran, Café & Te o Vips, Gambrinus o Starbucks, además de contar con marcas propias como Caffè Ritazza, Upper Crust y Camden Food. Por su parte, Ibersol, grupo de restauración organizada y multimarca, cuenta con marcas propias como Pizza Móvil o Pasta Café, además de otras franquiciadas como Pizza Hut y Burger King. Bajo su paraguas se encuentra también Eat & Out, que posee Pans & Company, Ribs o FrescCo, por citar algunos ejemplos de esta compañía ahora en batalla con Aena.