El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha anunciado este jueves que el gestor de infraestructuras ferroviarias, Adif, licitará la línea de conexión de AVE entre la estación de Chamartín y el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas a partir de 2022.

De esta forma, a partir del próximo año arrancarán las obras para la llegada de la alta velocidad al aeropuerto madrileño. Una apuesta que “potenciará a este aeropuerto como centro internacional para las compañías aéreas y puerta de entrada a Europa”, según ha avanzado el ministro.

Hasta ahora, el acceso ferroviario a la terminal T-4 de Barajas es utilizado exclusivamente por servicios de Cercanías. Entre la estación de Chamartín y Hortaleza, tramo que discurre en superficie, solo se dispone de vías de ancho ibérico.

Chamartín-Barajas

Ábalos ha avanzado que el proceso tendrá dos fases: en el corto y medio plazo se pretenden extender los servicios por la línea actual de Cercanías de Renfe con trenes bitensión adaptables tanto a la electrificación de la alta velocidad como de Cercanías.

En la segunda fase, se desarrollará una conexión específica de alta velocidad entre Chamartín y Barajas, y según ha detallado el ministro, ya se han realizado los estudios de demanda y rentabilidad con un resultado positivo. 

El titular de Transportes ha defendido la apuesta "firme por la llegada del AVE a Barajas", lo que supondrá "un atractivo" para que el aeropuerto sea utilizado como 'hub' internacional y como "entrada para facilitar al turismo su desplazamiento por la alta velocidad de todo el país". "La prioridad hoy es la intermodalidad".

De esta forma, el siguiente paso será la licitación de Adif, que será quien afronte finalmente la totalidad del coste de este proyecto sin ser cofinanciado por las aerolíneas, como se contemplaba. Durante un encuentro con la prensa en Fitur, el presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, ha celebrado la noticia y ha agradecido al ministro la decisión.