Iberdrola celebrará este viernes una Junta General de Accionistas marcada por la acción climática, ya que se someterá a votación la reforma de los Estatutos Sociales para hacer responsables a los miembros del Consejo de Administración de la aprobación, supervisión y reporte periódico de un plan de acción climática que permita a la eléctrica alcanzar la neutralidad climática a nivel global en 2050.

Con ello, la junta, que se celebrará por segunda vez de forma telemática y tendrá lugar en la torre de Iberdrola de Bilbao, implicará al consejo en la lucha contra el cambio climático fijando objetivos intermedios de reducción de emisiones y que estos objetivos cubran todas las emisiones directas e indirectas.

También se establecerá que los objetivos tienen que estar validados por la ciencia respecto de su alineamiento con los objetivos de París; y que se deberán definir las metodologías que evaluarán su cumplimiento.

En definitiva, con su aprobación, se deposita en el consejo la responsabilidad de aprobar y actualizar el plan de acción climática, así como la de reportar anualmente la gestión climática a partir del próximo año.

Por otro lado, los accionistas deben dar el visto bueno a las cuentas de 2020, cuando la compañía registró un beneficio neto de 3.610,7 millones de euros, un 4,2% más.

También deben proceder a la aprobación de un reparto de dividendo complementario, de 0,252 euros por acción, que se sumarán a los 0,168 euros abonados en concepto de dividendo a cuenta, lo que permitirá alcanzar los 0,42 euros por acción, un 5% más. Para 2021, la compañía prevé la distribución de un dividendo de 0,44 euros por acción.

Asimismo, se votará la reelección de Juan Manuel González Serna como consejero independiente, la de Francisco Martínez Córcoles como consejero ejecutivo y la del exministro Ángel Acebes como consejero independiente. Paralelamente, se fijará el número de miembros del Consejo de Administración en 14.

Voto por QR

En esta junta, Iberdrola se convertirá en la primera compañía del Ibex-35 que permite a sus accionistas ejercer su derecho de voto y delegación utilizando un código QR, estableciendo así una interacción directa, fácil y muy eficaz.

Para participar en la junta a través de esta tecnología, los accionistas que hayan recibido su tarjeta de delegación y voto a distancia con código QR, bien directamente de la compañía o a través de una entidad depositaria, deben escanear el código con su teléfono móvil y, tras introducir su DNI, ejercer directamente su derecho de voto de manera electrónica.

Además del código QR, Iberdrola es también la primera empresa del Ibex-35 que permite a sus accionistas ejercer su voto o delegarlo por WhatsApp. Para ello, los titulares de acciones tendrán que enviar al teléfono móvil 0034 639 000 639 una imagen de su tarjeta de delegación y voto a distancia firmada -en el caso de que la hayan recibido desde Iberdrola- o bien de la tarjeta que les haya enviado la entidad depositaria.