El valor de las acciones de la empresa británica de entrega de comida a domicilio Deliveroo se han desplomado este miércoles a media mañana hasta un 30% en su esperada salida en la Bolsa de Londres.

La bajada en el valor de las acciones se atribuye, según los analistas, al recelo expresado recientemente por importantes fondos de inversión a la hora de adquirir participación en ese grupo por su manera de tratar a sus repartidores (llamados "riders").

Las acciones del negocio de entrega de alimentos a domicilio se ofrecían a los inversores en el selectivo a 3,90 libras (4,57 euros) cada una, si bien a primera hora su valor decreció llegando a cotizar por debajo de 2,70 libras (3,16 euros), una caída del 30%.

Cuatro euros por título

Deliveroo ha informado este lunes de que fijaría el precio de su debut en la Bolsa de Londres en la parte baja de su horquilla previamente anunciada, 3,90 libras (4,57 euros).

El rango de precios indicativo que dio el pasado lunes era de entre 3,90 libras y 4,10 libras (4,81 euros) y había sido reducido desde la horquilla inicial de la semana pasada de entre 3,90 libras y 4,60 libras (5,39 euros).

"Al tiempo que alcanzamos este punto de inflexión, quiero agradecer a todo el mundo que ha contribuido a hacer de Deliveroo la empresa que es hoy, en particular nuestros restaurantes, tiendas de alimentos, repartidores y clientes", señaló el fundador y consejero delegado de la empresa, Will Shu.

La venta de acciones del grupo ha suscitado gran atención por tratarse de una de las mayores salidas a bolsa en este país desde que lo hiciera Glencore en mayo de 2011.