Abengoa avanza en los trámites para recabar financiación del fondo de rescate de empresas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Tras registrar su solicitud en marzo, la compañía andaluza está a la espera de que el organismo estatal le asigne un despacho de abogados y un asesor financiero que estudien a fondo su petición de 249 millones de euros para reflotar la compañía.

En concreto, según explican las fuentes consultadas por Vozpópuli, la SEPI ha diseñado un rescate dividido en un préstamo ordinario de 203 millones y otro participativo de 46 millones. La entidad que preside Belén Gualda ofrece 250.000 euros al asesor financiero y 150.000 euros al bufete que quieran encargarse del tema.

La empresa solicitante del préstamo es Abengoa Abenewco 1 y en su solicitud detalla que también se beneficiarían del rescate cinco sociedades que controla en su totalidad: Abengoa Operation and Maintenace, Abengoa Solar España, Instalaciones Inabensa, Abengoa Energía y Abener Energía, así como una sexta sociedad que controla al 50,81%: Abengoa Agua.

El préstamo participativo permite al Estado participar en la evolución de la empresa y cobrar un interés variable en función de los resultados de las compañías rescatadas. No obstante, también supone un riesgo en el caso de las cosas se tuerzan, ya que este tipo de deudas son de las últimas en cobrarse en los procedimientos concursales.

Sin control de Bruselas

A este respecto, cabe señalar la gran diferencia que hay en la cuantía entre ambos tipos de préstamos (203 y 46 millones), algo que no ocurre en otras solicitudes de rescate en la que ambos préstamos tienen prácticamente el mismo peso en el rescate.

Por otro lado, también resulta llamativa la cuantía global solicitada: 249 millones. Es exactamente la cantidad máxima que pueden pedir las empresas al fondo de la SEPI para evitar que el rescate sea supervisado por la Comisión Europea.

La orden que regula el funcionamiento del fondo especifica que todos aquellos rescates de 250 millones o más deberán ser notificados a Bruselas. Por ahora, son pocas las empresas que han solicitado cuantías tan elevadas: Air Europa (475 millones), Celsa (550 millones), Ávoris y Halcón Viajes (320 millones) y Hotusa (320 millones).