El consejo de administración de Abengoa analiza hoy lunes la posibilidad de que la compañía se declare en concurso de acreedores. Con una deuda de unos 6.000 millones de euros, la quiebra de la multinacional energética sería la mayor ocurrida en España en los últimos 12 años, desde la de la inmobiliaria Martinsa Fadesa (con unos 7.000 millones de euros de pasivo).

La compañía sevillana no ha logrado cerrar un acuerdo de reestructuración de deuda y lleva desde mediados del pasado año solicitando extensiones del periodo de negociación que ha ido incumpliendo reiteradamente.

La empresa con sede en Sevilla ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que el pasado 25 de septiembre contaba con las mayorías necesarias para firmar la refinanciación, a falta de la única condición suspensiva pendiente de cumplimiento: el apoyo financiero de 20 millones por parte de la Junta de Andalucía.

La Junta de Andalucía se ha negado a participar en el rescate de Abengoa con una ayuda de 20 millones

Andalucía rechaza aportar la ayuda

El Gobierno andaluz se ha negado desde un principio a aportar la ayuda requerida, indicando que no existen argumentaciones jurídicas que lo respalden. Abegoa ha ido extendiendo el plazo de cierre de la operación a la espera de que la Junta terminara por prestar su apoyo económico y en la búsqueda de alternativas.

"Sin embargo", informa hoy lunes Abengoa a la CNMV, "no habiéndose obtenido un nuevo consentimiento para la extensión del plazo, el Acuerdo de Reestructuración ha quedado automáticamente resuelto de modo que la operación de financiación en su día anunciada no puede ser ya ejecutada".

La resolución automática del acuerdo de reestructuración provoca que dejen de estar en vigor aplazamientos de pago de determinados intereses, por lo que el consejo de administración ha decidido celebrar una sesión en la que "tomará las decisiones que le correspondan para proteger los intereses de Abengoa y de su grupo de sociedades, teniendo presentes así mismo a todos sus grupos de interés".

Abengoa se encuentra en preconcurso de acreedores desde el pasado mes de agosto

La compañía ya había advertido con anterioridad que el fracaso del acuerdo de reestructuración conllevaría la declaración de concurso de acreedores.

Abengoa se encuentra, desde el pasado mes de agosto, en preconcurso de acreedores, medida que permite la negociación de un convenio de pago evitando que un acreedor pueda instar el concurso en un plazo de hasta cuatro meses, ampliable en la actualidad por la situación provocada por el coronavirus.

El consejo de administración que tiene que anunciar la decisión del concurso de acreedores está compuesto por consejeros recién llegados a la empresa, después de que los accionistas reunidos en la plataforma AbengoaShares tomaran el control del grupo en la junta celebrada el pasado mes de noviembre y cesaran al anterior consejo liderado por Gonzalo de Urquijo.

Esos mismos accionistas descontentos con la anterior gestión han convocado una nueva junta, el próximo día 3 de marzo, en la que previsiblemente sería nombrado presidente de Abengoa Clemente Fernández, que lidera ese movimiento.

Los accionistas agrupados en la plataforma AbengoaShares han logrado en las dos juntas celebradas anteriores por la compañía, en noviembre y en diciembre, imponer sus propuestas, y han alcanzado el 15,5% del capital convirtiéndose en el primer accionista.