Abengoa ha solicitado la declaración de concurso voluntario de acreedores de su matriz, Abengoa SA, y responsabiliza a la Junta de Andalucía de ello, al no haber accedido a aportar una ayuda de 20 millones de euros.

La multinacional energética ha informado a la CNMV, a las 20 horas del lunes, que el consejo de administración había tomado la decisión de pedir concurso al no haber logrado que los acreedores financieros otorguen los consentimientos para extender de nuevo el plazo para el cierre y ejecución del acuerdo de reestructuración.

La compañía sevillana viene desde agosto de 2020 solicitando a sus acreedores sucesivas extensiones del plazo de cierre de reestructuración de la deuda, incumpliendo todas ellas.

Abengoa asegura que ha trabajado en buscar alternativas a la ayuda solicitada a la Junta de Andalucía

El grupo energético ya había anunciado a las 9.17 horas del lunes que el consejo de administración se reuniría para valorar las alternativas posibles, después de que los acreedores financieros no estuvieran por la labor de extender más los plazos.

En su comunicado al regulador del mercado de la mañana del lunes, Abengoa indicaba que cuenta con un acuerdo de reestructuración desde agosto, con las mayorías y consentimientos necesarios para aprobar la operación "a falta de la única condición suspensiva pendiente de cumplimiento, esto era el compromiso de apoyo financiero de 20 millones de euros por parte de la Junta de Andalucía".

Abengoa asegura que ha trabajado en la búsqueda de posibles alternativas "ante la no aportación de 20 millones de euros por la Junta de Andalucía".

El Gobierno andaluz se ha mostrado esquivo en todo momento con la posibilidad de aportar financiación a Abengoa, y ha sostenido que no existen los cauces jurídicos necesarios para ello.

"Mayores dificultades"

El consejo de administración de la empresa ha señalado que cada vez existen "mayores dificultades para alcanzar una solución que satisfaga a todos los grupos de interés con posiciones, hasta ahora, enfrentadas".

En este sentido, ha subrayado su compromiso de "buscar alternativas" que eviten la inviabilidad de las sociedades filiales que desarrollan la actividad del grupo y, con ello, preservar el empleo y tratar de minimizar la pérdida de valor.

Para dicho objetivo, Abengoa solicita "a todos aquellos que tienen interés en la sociedad y su grupo la máxima colaboración para tratar de evitar perjuicios definitivos".