Abengoa ha firmado un contrato por 3,5 millones de euros para realizar una serie de trabajos para Transco, la compañía responsable de la transmisión de energía en Abu Dabi, según ha anunciado la firma sevillana este lunes en un comunicado.

La compañía será la responsable del desmantelamiento de 25,6 kilómetro (km) de línea de 400 kilovatios (kV) de doble circuito y de 406 km de línea de 220 kV de doble circuito para el establecimiento y modificación de la existente entre Mahawe y Wathva.

El contrato está valorado en 3,5 millones y está previsto que los trabajos duren dos años y ocho meses, según ha detallado Abengoa, cuya matriz se encuentra en concurso de acreedores.

Situación complicada

Esta concesión llega en un momento complicado para la compañía. La sede de la empresa fue registrada la semana pasada por agentes, pertenecientes a la Unidad Central Operativa (UCO) desplazados desde Madrid por una orden judicial emitida por la Audiencia Nacional, en una causa en la que se ha decretado el secreto de sumario. Según fuentes consultadas por Vozpópuli, el despliegue estuvo compuesto por varias decenas de agentes.

Las razones del registro todavía no están claras, fuentes cercanas a la compañía recuerdan que la Audiencia Nacional investiga desde el 2016 una querella presentada contra el grupo por presunta falsedad contable. Otras fuentes jurídicas cercanas al caso también vinculan la operación a posibles investigaciones por las últimas operaciones internacionales realizadas por la empresa. En todo caso, se espera que la Audiencia Nacional explique a lo largo del día los motivos del registro.

La empresa se encuentra desde el mes de febrero en concurso de acreedores y ha recibido varias ofertas de compra, una de los hermanos Amodio (socios de OHL), y otra de un fondo estadounidense. Se trata de la mayor suspensión de pagos desde la recesión de 2008, ya que su deuda ronda los 6.000 millones de euros, según las cuentas sin auditar de 2019, porque la empresa no ha presentado las de 2020.

Pidió de 250 millones a la SEPI

La compañía solicitó en el mes de marzo a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) el rescate para su sociedad Abenewco 1, a la que traspasó los activos y las actividades más valiosos de la matriz. La cifra del rescate que pide el grupo asciende a 249 millones, según ha difundido a través de un comunicado.

En concreto, la empresa pidió acogerse al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, creado por el Gobierno para ayudar a compañías impactadas por la crisis de la covid-19 y dotado con 10.000 millones de euros.

De esta manera, el grupo busca preservar estos activos y mantener operativa una filial en la que se encuentra el negocio de la compañía y sus cerca de 13.000 empleados.

Deloitte, imputada por las cuentas de Abengoa

Deloitte está siendo investigada en la Audiencia Nacional por presunta falsedad contable del grupo energético, tarea que desarrolló hasta el año 2017.

 La Comisión Nacional del Mercado de Valores designó a Ernst & Young Abogados como administrador concursal de la empresa.