Economía

Los sindicatos de Correos piden explicaciones a la compañía sobre la venta de mascarillas a Interior

Los representantes de los trabajadores también han solicitado a la empresa pública información detallada sobre las últimas licitaciones

Imagen de archivo de trabajadores de Correos
Imagen de archivo de trabajadores de Correos

El baile de las mascarillas de Correos está causando el enfado entre los sindicatos de la compañía, que han pedido explicaciones detalladas a la dirección de la empresa pública no solo sobre las últimas licitaciones para hacerse con material de protección individual, sino sobre la posterior venta a Interior de miles de mascarillas.

En este sentido, todos los sindicatos presentes en la compañía (CCOO, UGT, CSIF, S.Libre, CGT, CIG y ELA) mantuvieron este martes una reunión con altos cargos de Correos en la que se demandó información clara sobre esta transacción, según detallan a Vozpópuli fuentes sindicales presentes en el encuentro. En concreto, los representantes de los trabajadores han solicitado a la compañía que explique "qué es comprar por un lado y vender por otro a Interior al doble de precio de mercado".

Así, el Ministerio del Interior formalizó la adjudicación a Correos el pasado 6 de mayo, en una licitación que está disponible en el Portal de Contrataciones. En él se detalla la compra –por parte de la Secretaría de Estado de Seguridad- de 50.000 mascarillas con nivel de protección “FFP2 o equivalentes” a un precio unitario de 4,4 euros, sin IVA. En el lote también se incluyeron 150.000 guantes de protección. Todo ello por un total de 230.800 euros, sin el impuesto de valor añadido.

El precio de este material sanitario es notablemente superior respecto a otras partidas adquiridas por el departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska; otro contrato firmado el 30 de abril con Innjoo Technology S.L. detalla la compra de un millón de mascarillas FFP2 a un precio unitario de 2,1 euros.

Según fuentes de Interior consultadas por Vozpópuli, este lote adquirido a Correos forma parte de un total de 9,8 millones de mascarillas que se ha comprado en lo que va de crisis sanitaria. Aseguran que esta adquisición se realizó “a principios de abril”, cuando el mercado estaba sometido a una mayor volatilidad y precios elevados; y que el acuerdo fue pactado, en un principio, pero se materializó más tarde en el Portal de Contrataciones.

La adjudicación a Correos, como todas las que se están realizando durante el estado de alarma, ha sido sin concurso previo. El Gobierno tiene la potestad de dar contratos públicos a empresas sin abrir un procedimiento abierto durante el estado de alarma. Así lo han gestionado varios departamentos, como el de Sanidad o Defensa, entre otros, para comprar de urgencia material sanitario en esta pandemia.

En esta línea, los sindicatos denuncian que es "inaceptable" el silencio de la empresa ante la noticia publicada (por este periódico) "sobre la reventa de material de protección a Interior". "El dato está además publicado en el Portal de Contratación de la empresa y no se ha desmentido. Será que nos sobran, o que alguien en las alturas ha decidido abrir una nueva y original línea de negocio", ironizan.

"La prácticas de Correos están siendo torticeras, oscurantistas, nunca sabes dónde están las partidas, las licitaciones...", cuentan fuentes sindicales, que apuntan a que en la reunión se volvió a preguntar por los 2 millones de mascarillas prometidos por el ministerio de Transportes para la empresa de mensajería.

Casi 900 positivos

Las reclamaciones de los sindicatos de Correos sobre los EPIs de la compañía coinciden con que, según los datos que manejan de forma interna a fecha de mediados de abril, la empresa ha registrado entre sus trabajadores 836 casos de coronavirus. Así, hace un mes constaban en cuarentena 2.197 personas, de las cuales 1.496 ya estaban reincorporadas. 

Esos datos, por tanto, se dieron cuando la empresa únicamente prestaba el servicio público postal, por lo que trabajaba cerca de un 25% de la plantilla. Desde la semana pasada, los trabajadores de la compañía de mensajería, que comenzó la primera su particular 'desescalada', están trabajando al 100%.

Sin las mascarillas de Ábalos

Pese a que Transportes compró los 8 millones de mascarillas prometidas a mediados del mes pasado, de los cuales 2 millones iban a ir destinados a Correos, la compañía decidió actuar por iniciativa propia ante la falta de material de protección en la empresa y, pocos días después, lanzó una licitación para comprar 4,7 millones de mascarillas, que finalmente fueron adquiridas a Gamma Solutions por 14 millones de euros.

La publicación de la venta de mascarillas y guantes a Interior se hizo además el mismo día -6 de mayo- que Correos había marcado como fecha límite para presentar ofertas a otra licitación más: a principios de mes, como contó Vozpópuli, Correos lanzó una licitación -aún pendiente de resolver- de 2,7 millones para comprar 15,5 millones de pares de guantes y 5,5 millones de pantallas faciales.

En medio de este alud de contratos, la empresa presidida por Juan Manuel Serrano, exjefe de gabinete de Pedro Sánchez, se vio inmersa en otra polémica por haberse apropiado de un lote de las mascarillas defectuosas de Sanidad -1.400 unidades- que tenían que haber sido enviadas a terceros, y que repartió entre varios de sus empleados; la mayor parte de ellas fueron a parar al Centro de Tratamiento Automatizado (CTA) de Vallecas (Madrid), el centro más grande de Correos, donde trabajan unos 2.500 empleados.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba