Motor / Prueba

Todos los secretos del deportivo más excitante y asequible, el Abarth 595

Pocos coches transmiten tanto a sus mandos como este pequeño deportivo con el que disfrutas de sus rapidísimas reacciones, de un bastidor de altísima eficacia y de un motor brillante en sus prestaciones

Todos los secretos del deportivo más excitante y  asequible, el Abarth 595
Todos los secretos del deportivo más excitante y asequible, el Abarth 595

Es la versión más potente de los 595, un Competizione que hace gala de su nombre con una puesta a punto pensada para hacer disfrutar al máximo de la conducción, sobre todo por lo que a las sensaciones que transmite se refiere. Hay deportivos más potentes y más efectivos sobre trazados virados, pero pocos llegan a transmitir tanta deportividad como este pequeño Abarth. Frente a otras versiones, este Competizione se diferencia por sus frenos más potentes firmados por Brembo de 305 milímetros de diámetro, pinzas más grandes que pueden ir pintadas en varios colores y amortiguadores de dureza variable fabricados por el especialista Koni.

Si a ello le sumamos un motor de gasolina sobrealimentado de 180 CV, una caja de cambios manual de cortos desarrollos y un peso de poco más de mil kilos en una carrocería de poco más de tres metros y  medio de longitud el resultado de un coctel explosivo y uno de los deportivos radicales más al alcance del bolsillo. Ya al ponernos a sus mandos te das cuenta de la deportividad extrema de este pequeño modelo, con asientos casi de competición con mínimas posibilidades de regulación que según la fisionomía de quien se ponga a sus mandos se sentirá más o menos cómodo.

Pero es incuestionable que quien busque confort mejor deje de lado modelos como este 595, en el que una vez que hemos logrado adaptarnos en su puesto de conducción quedas perfectamente integrado en él, con el cuerpo fijado al asiento y los mandos todos muy a mano, incluida la palanca del cambio manual, de cinco marchas sólo, pero con desarrollos que facilitan mucho la conducción.

Al poner en marcha el motor sientes enseguida como ruge, incitándote a salir disparado en busca de tramos virados, cuanto más mejor. Cuenta además con un botón «Sport» para cambiar los parámetros de funcionamiento del motor, de respuesta del acelerador y de la asistencia de la dirección… y el sonido se hace todavía más excitante. En opción, y muy recomendable, hay disponible en esta versión manual un diferencial autoblocante mecánico que hace más sencilla la conducción mejorando la direccionabilidad del eje delantero.

Si te mueves en ciudad con él, todo es agilidad y viveza, más de la deseada porque te ves enseguida acelerando de semáforo en semáforo como si de una competición se tratara. No es fácil moverte despacio, pues todo en el 595 incita a conducir deprisa y disfrutar de su capacidad de aceleración. Mejor por ello salir rápido de la ciudad y adentrarnos por carreteras de curvas en las que el 595 Competizione ofrece sus mejores argumentos. No se defiende mal en autovías, donde mantiene altos ritmos con la facilidad propia de sus 180 CV pero también con cierto grado de confort por rodadura y rumorosidad, aunque indudablemente no es ese su mejor territorio.

La agilidad que le dan sus recortadas dimensiones y la intensa respuesta del motor, sobre todo a partir de las 3.500 vueltas, le llevan de curva en curva a ritmo desenfrenado, con mucho aplomo en los fuertes apoyos.

Cuanto más virado se vuelve el trazado más empezamos a disfrutar de la conducción, marcada por la brillante respuesta del motor y por la capacidad de sus frenos para detenernos en mínimas distancias. Puedes apurar la entrada en curva tanto como quieras, poniendo a prueba la eficacia de sus Brembo que no la pierden por mucho que abuses de ellos, capaces de aguantar un trato exigente y continuo sin problemas. La dirección con su pequeño volante resulta muy directa y muy precisa a la vez, y con pequeños movimientos el 595 entra en curva con mucha viveza.

La agilidad que le dan sus recortadas dimensiones y la intensa respuesta del motor, sobre todo a partir de las 3.500 vueltas, le llevan de curva en curva a ritmo desenfrenado, con mucho aplomo en los fuertes apoyos. Sientes en todo momento dónde pisa y como lo hace, cerrando la trayectoria a la salida con mucha naturalidad. Un deportivo que no esconde nada, en el que los consumos pasan a un segundo plano y que varían mucho según la conducción, aunque en tramos virados y aprovechando su potencial es fácil que superen los 8 l/100 km.

FICHA TÉCNICA:

Máxima deportividad en el diseño interior.
Máxima deportividad en el diseño interior.

VERSIÓN ABARTH 595 COMPETIZIONE; MOTOR Gasolina, 4 cilindros en línea; CILINDRADA 1.368 cm3; POTENCIA MÁXIMA 180 CV a 5.500 rpm; PAR MÁXIMO 250 Nm a 3.000 rpm; VELOCIDAD MÁXIMA 225 km/h;  ACELERACIÓN 0-100 KM/H 6,7 s; CONSUMO EN RECORRIDO PRUEBA 8,5 €/100 km; AUTONOMÍA 411 km; DIMENSIONES 3.660 / 1.627 / 1.480 mm; NEUMÁTICOS 205/40 R 17; PESO EN VACÍO 1.120 kg; MALETERO 185 l; PRECIO 29.100 €

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba