Economía

Repsol invertirá 18.300 millones en energía verde hasta 2025 y reduce el pago a sus accionistas

La empresa que preside Antonio Brufau pretende dejar de ser "una petrolera" para convertirse en "una compañía energética global". Aunque reducirá un 40% la retribución a sus accionistas

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz (izqa.), y el presidente, Antonio Brufau.
El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz (izqa.), y el presidente, Antonio Brufau.

Repsol invertirá un total de 18.300 millones de euros durante los próximos cinco años. Así lo recoge su nuevoplan estratégico (2021-2025) que pretende dejar de ser "una petrolera" para convertirse en "una compañía energética global". 

Pero aunque esta transformación tendrá que asumir el accionista. La empresa que preside Antonio Brufau rebajará un 40%, que pasará de un euro 0,60 euros el próximo año. En este sentido, Repsol ha comunicado al mercado que termina su fórmula de 'script dividend' de los últimos ocho años para pasar a retribuir a los accionistas con efectivo.

En 2022 será de 0,60 euros pero se acompañará con una recompra de acciones. Posteriormente, en 2023 y los años siguientes, la retribución crecerá 0,05 euros cada año hasta llegar a los 0,75 euros en 2025, que acompañado a la recompra de acciones superará el euro actual. Un anuncio que se ha encajado con dudas en el mercado, ya que las acciones de Repsol inician la sesión de este jueves con caídas cercanas al 3% y es el valor que más cae del Ibex 35. 

De vuelta a las inversiones, la inversión en proyectos bajos en carbono del grupo representarán un 30% del total, ascendiendo a los 5.500 millones de euros, con el foco especialmente puesto en su expansión internacional en este ámbito. A lo largo del período, Repsol prevé crecer su resultado bruto de explotación (EBITDA), hasta superar los 8.200 millones de euros previstos en 2025. 

"Con este nuevo Plan Estratégico, basado en nuestras fortalezas, damos un paso significativo hacia el objetivo de ser una compañía cero emisiones netas, siguiendo una ruta rentable y realista, con la que podremos crecer, maximizando el valor para nuestros accionistas y asegurando el futuro”, defiende el consejero delegado del Repsol, Josu Jon Imaz. 

Con la covid de fondo

La nueva estrategia de Repsol tendrá un "alto grado de flexibilidad" en función del escenario macroeconómico. Se pone en marcha en un contexto de histórica dificultad por la covid-19, ante el que Repsol respondió con un Plan de Resiliencia 2020 que ha permitido obtener un flujo de caja operativo positivo en todos los negocios en los primeros nueve meses del año, y unos ahorros estimados al cierre del ejercicio de 2.400 millones de euros.

Para llevar a cabo el Plan Estratégico, Repsol reformará su organización desplegando cuatro áreas de negocio (Upstream, Industrial, Cliente y Generación baja en emisiones), apoyadas por áreas corporativas y de servicio más eficientes, con lo que incrementará la obtención de resultados y el afloramiento de valor.

Este nuevo modelo plantea la entrada de socios o inversores en el área de Generación baja en emisiones, o incluso su salida a Bolsa, lo que supondrá un importante impulso para la consecución de objetivos y garantizará un mayor retorno de nuestras operaciones.

La digitalización jugará un papel fundamental en la nueva organización, gracias a la inteligencia artificial, la automatización de operaciones o las soluciones en la nube. El Plan prevé que el impacto positivo de los proyectos de digitalización supere ya en 2022 los 800 millones de euros anuales respecto al inicio del Programa de Digitalización, en 2018.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba