ECONOMÍA

¿Quieres ahorrar en la renta del año que viene? Sigue estos 10 consejos

El Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda da pistas sobre cómo conseguir que la declaración te salga a devolver o la cuantía a pagar sea inferior

¿Quieres ahorrar en la renta del año que viene? Sigue estos 10 consejos
¿Quieres ahorrar en la renta del año que viene? Sigue estos 10 consejos

Hasta la próxima primavera no arranca el plazo para presentar la declaración del IRPF de este año pero sólo queda un mes (hasta el cierre del año) para poder seguir los diez consejos del sindicato Técnicos de Hacienda (Gestha) que permitirán a los contribuyentes llegar a ahorrar más de 4.600 euros de media.

Es verdad que esa cantidad ascenderá en los contribuyentes que más ganan, sobre todo para los 91.408 trabajadores que ganan más de 150.000 euros anuales, advierte Gestha, pero para el resto -que son la mayoría- no está nada mal la posibilidad de recibir 4.635 euros de media. Para ello, solo tienen que tener algo de dinero ahorrado y seguir las siguientes pautas.

1. Invierte en tu jubilación

La recta final del año es el momento más adecuado para hacer aportaciones al plan de pensiones o a un plan de previsión asegurado, tanto por el ahorro fiscal que supone como por las promociones que ofrecen la mayor parte de entidades en estos meses, teniendo en cuenta que la aportación máxima desgravable será de 8.000 euros (siempre que esa cantidad no suponga más del 30% de la renta total).

Si los contribuyentes hacen una aportación media de 6.305 euros, tendrán un ahorro fiscal de 1.513 euros en el resultado de su declaración, aunque esa cuantía variará en función de sus ingresos y de la comunidad autónoma en la que vivan.

2. Ser solidario se premia

Los importes donados a entidades solidarias se pueden deducir en la declaración de la renta, por lo que Gestha recomienda conservar los justificantes de las donaciones, en los que aparece la cantidad dada y la fecha de las aportaciones.

En el ámbito estatal el contribuyente puede desgravarse un 75% de los primeros 150 euros donados y un 30% del resto de sus aportaciones (un porcentaje que puede subir al 35% si se acumulan tres años sin que haya disminuido la cuota donada a una ONG). También se puede deducir un 10% por donativos a otras fundaciones y asociaciones de utilidad pública, pero que no están recogidas en la Ley 49/2002.

3. Si inviertes, compensa pérdidas con ganancias

Si tienes dinero invertido en los mercados a través de acciones, fondos de inversión o derivados financieros, tendrás que declarar las plusvalías obtenidas y pagar por ellas, pero si has tenido la mala fortuna de que alguno de los productos en los que has invertido ha quedado en negativo, podrás compensar tus ganancias con tus pérdidas y reducir así tu factura con Hacienda.

Además, Gestha recuerda que desde 2015 se pueden compensar los rendimientos negativos de capital mobiliario (es decir: intereses de cuentas bancarias y títulos de renta fija, dividendos de acciones y las plusvalías obtenidas por su transmisión) con ganancias patrimoniales.

4. Por las ideas también se desgrava

Las cuotas de afiliación y aportaciones a partidos políticos suponen una deducción del 20% (en Navarra es del 15%), siempre que no superen los 600 euros.

Por otro lado, las cuotas a sindicatos, los gastos de defensa jurídica contra una empresa (con un máximo de 300 euros) y las cuotas que se abonan a los colegios profesionales con carácter obligatorio también se benefician de un ahorro fiscal.

5. Atento si trabajas en el extranjero

Los trabajadores que son enviados al extranjero por su empresa, tendrán los primeros 60.100 euros de salario al año exentos de tributación, siempre que cumplan estas condiciones: que sean trabajos temporales (es decir, sigan siendo residentes en España), paguen un impuesto similar al IRPF en ese país y ése no esté considerado como un paraíso fiscal.

6. Cuidado si no estás obligado a declarar

Los trabajadores cuyo salario anual sea inferior a 14.000 euros no tienen obligación de presentar la declaración de la renta, a menos que hayan tenido más de un pagador.

Por ello, si no tienen obligación de declarar deberán prestar atención a sus movimientos en los mercados, ya que si deciden vender acciones u otros elementos patrimoniales -incluso aunque registren pérdidas- estarán obligados a hacer la declaración y, si sale a pagar, a hacer el pago correspondiente.

7. ¿Qué ocurre si vendes tu casa?

La venta de vivienda en un año tributa en la declaración de la renta del siguiente ejercicio a un tipo de entre el 19% y el 23% (en el caso de País Vasco es de entre el 20 y el 25%; y en la Comunidad Foral de Navarra de entre el 20 y el 26%).

Sin embargo, si el importe obtenido por la venta de la casa se reinvierte total o parcialmente en otra vivienda que sea de carácter habitual entonces es posible neutralizar ese pago, así que si vendes tu casa para comprar otra es interesante fiscalmente hacerlo en el mismo año.

8. ...¿y si la compras?

Gestha recuerda que existe un derecho de desgravación para los que hayan comprado vivienda habitual o hayan hecho algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013, siempre que hayan tenido deducciones por dicha vivienda en 2012 o en los años anteriores.

En concreto, los contribuyentes pueden deducirse hasta el 15% de lo que hayan invertido (con un máximo de 9.040 euros), por lo que quizá sería interesante, apunta Gestha, "realizar un pago adicional -de 4.616 euros de media- para amortizar la hipoteca o construir un inmueble (hay un plazo de cuatro años para terminarlo) antes de que finalice el año para reducir la factura fiscal en 692 euros".

9. Mayores de 65 años, este consejo es para vosotros

Cuando el que vende su vivienda habitual es un contribuyente mayor de 65 años o una persona dependiente, sus ganancias están exentas de tributación, y lo mismo ocurre con la venta de cualquier bien, siempre que el importe total (hasta un máximo de 240.000 euros) se destine a constituir una renta vitalicia asegurada en un plazo de seis meses.

10. "Planes de Ahorro 5"

El ahorro a través de estos productos está exento de tributación si el capital se deposita por al menos cinco años desde la primera aportación. Se caracterizan porque solo pueden hacerse efectivos por el total en forma de capital, el límite de aportación es de 5.000 euros al año y el beneficio se pierde si se hace cualquier disposición.

Por estas características, "la indisponibilidad y el escaso beneficio fiscal de los Planes de Ahorro 5 hace que no sean especialmente atractivos, al menos con los tipos actuales, salvo para aquellos que prefieran incrementar sus ahorros a largo plazo con un producto seguro, aunque sin altas rentabilidades", concluyen.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba